Bolsa de Trabajo Contacto
 
 
 

Séptimo Encuentro Nacional de Libreros-Editores

 

 

• Se llevó a cabo en el marco de la FILIJ

El pasado martes 11 de noviembre se llevó a cabo el 7º Encuentro Nacional de Libreros que organiza el Comité de Libros Infantiles y Juveniles de la CANIEM. En la sede de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, en el CENART, José Ignacio Echeverría, presidente de la CANIEM; Ricardo Cayuela, director general de Publicaciones del CONACULTA; y Gerardo Jaramillo, director de EDUACAL inauguraron el encuentro.

Durante el actor, José Ignacio Echeverría dijo que para nadie es una sorpresa que la industria editorial pasa por momentos complejos. Y lo es más para el penúltimo eslabón de la cadena, tal vez el más sensible, el que tiene contacto directo con el lector: el librero.

“En la CANIEM somos conscientes de que las estrategias de fomento a la lectura requieren una visión global, que incentive al sector de librerías. No podemos olvidar que son el reducto natural de comercialización del libro. La librería es el canal de comercialización más importante de la industria, el 26% de las ventas de las editoriales se da por este medio”.

El presidente de la CANIEM aseguró que la labor de los libreros y comercializadores de contenidos juegan un papel preponderante en el esquema de difusión de la lectura. Comentó que la profesionalización de quienes se dedican a venta de contenidos es fundamental para el acercamiento al libro.

“Frente a este panorama, la capacitación y profesionalización del sector es una herramienta fundamental. Por eso es que nos da mucho gusto que el Centro de Capacitación de la CANIEM, después de un gran esfuerzo, con el apoyo del CONCOCER y de un amplio grupo de expertos, logró el reconocimiento del estándar Compra de libros para librerías, que permitirá la certificación de capacidades con validez oficial. A partir de la publicación en el Diario Oficial de la Federación de este avance, se da un gran paso en la valoración de quienes trabajan día a día en las librerías. El Comité de Gestión por Competencias de la CANIEM, trabaja en la elaboración de otros estándares indispensables para el sector editorial”.

Pero además –planteó Echeverría-- y es elemento base de este encuentro, la lectura se convierte en la punta de lanza para la prevalencia del negocio de los libreros. “Si descuidamos, como sociedad, como industria editorial, el desarrollo de los libreros, de los que venden contenidos, dejamos de ver el árbol y nos embelesamos con el bosque. Cada librería que se pierde, es un hueco que ya no se cierra. Se erosiona el mercado. Por eso la CANIEM considera fundamental que tanto la estrategia de los editores, como de las políticas públicas contemplen el desarrollo de los libreros y sus establecimientos.Estimular la reflexión sobre las diversas realidades actuales y su vinculación con la lectura y el libro, posibilita encontrar el vínculo entre la sociedad y el papel de la librería en el entorno social.

“De manera conjunta, autoridades culturales y educativas con la iniciativa privada, debemos desarrollar las pautas para que el fomento a la lectura se convierta en necesidad social; una herramienta es el reconocimiento a los que comercializan contenidos como entidad estratégica en el mapa económico nacional”.

En su oportunidad, Ricardo Cayuela reconoció que uno de los problemas que enfrenta la industria editorial es la actual Ley del Fomento para la Lectura y el Libro, que “es una buena ley, pero mal aplicada”. Agregó que actualmente el CONACULTA está trabajando, junto con la CANIEM y el Consejo Nacional de Lectura, para tener una reforma que permita fortalecer esta legislación”.

“Las librerías enfrentan el reto que ya sabemos, el reto tradicional, físico, de una mala ley, de poca presencia de librerías a lo largo y ancho del país, de un debilitamiento de la noción de cultura de la sociedad mexicana, preocupada por la violencia, y a eso hay que sumarle el reto de lo digital, que puede ser una gran oportunidad, pero que también puede ponerlas en una circunstancia de mayor presión”, señaló.

“La fortaleza de una cadena, me refiero a la cadena del libro, se mide por su eslabón más débil, y creo que en este caso son las librerías. Desde luego no por culpa de ustedes, sino a pesar de su trabajo y esfuerzo comprometido con su negocio”, concluyó, no sin antes pedir a los participantes que aprovechen este espacio para intercambiar sus impresiones y ofrecer propuestas a las problemáticas que enfrenta la industria librera.

 
 
V Encuentro Nacional de Bibliotecarios
 




 
 

 

• Más 140 expertos de todo el país se dieron cita en el CENART, en el marco de la FILIJ

Generar un espacio de reflexión de prácticas bibliotecarias para enriquecer los procesos de formación de lectores ha sido el principal espíritu de esta actividad que organiza el Comité de Libros Infantiles y Juveniles de la CANIEM.

El jueves 13 de noviembre, durante el acto de inauguración, Paola Morán, directora de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil dio la bienvenida a los más de 140 bibliotecarios que se dieron cita en el CENART.

En la primera conferencia, La especificidad de las bibliotecas escolares: cuando la escuela en su conjunto siente y piensa que la biblioteca es parte de ella, que impartió Cecilia Bajour, de la Universidad Nacional de la San Martín, Argentina, planteó que la biblioteca en la escuela es un problema donde todos los actores están involucrados. Entre otras actividades Cecilia Bajour se dedica, además del posgrado en literatura infantil, a la formación de futuros maestros. “En ese sentido –aseguró—le doy un lugar clave a la biblioteca escolar. En la formación de los maestros, tiene que estar presente siempre”.

Bajour dijo en su charla que la familiarización con la biblioteca, sea escolar, comunitaria o de otro tipo, “puede ser la semilla para la confianza en la posibilidad de constituirse como lectores en otras. Estoy convencida de que una de las zonas privilegiadas para pensar en un vínculo de las instituciones educativas con el público, pasa por el lugar que le dan a la biblioteca todos los que forman parte de esa instituciones. Desde quienes la dirigen hasta los que participan en los procesos educativos en sus distintas instancias: como docentes, alumnos, familiares o integrantes diversos de la comunidad”.

La biblioteca escolar –dijo la especialista—tiene un rol centra en la conformación de una cultura de bibliotecas “ y por lo tanto del valor de la dimensión pública de la construcción social del conocimiento desde muy temprano en la vida. Una cultura de bibliotecas suele partir de la apropiación de una serie de saberes y sentires, en torno al uso de la biblioteca, su frecuentación, su lugar en el imaginario, en torno a la lectura y los diversos modos de leer”.





 
 
     
sa L caption with a link.

 

 

 
 
Cursos
       
Diplomado "Los procesos en la edición de libros"  
       
       
       
       
     
       
       
       
       
       
Bolsa de Trabajo
       
Corrección de estilo y ortotipográfica  
       
  Traducción inglés - español  
       
  Corrección de tesis  
       
     
       
       
       
       
 
 
 
 
Bolsa de Trabajo Contacto Aviso de privacidad
 

Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana
Holanda No. 13 Col. San Diego Churubusco,
Deleg. Coyoacán. México D.F.
Teléfonos: 52 + 55 + 5688-2011 / 5688-2221
contacto@caniem.com