Como parte fundamental de la conformación del nuevo Centro de Innovación y Formación Profesional de la CANIEM, se instaló en febrero de este año el Consejo Académico, y durante ocho meses el grupo sesionó semanalmente para investigar y diseñar el Plan de Formación Continua de dicho centro, así como en la actualización del Programa de la Beca Juan Grijalbo, por lo que el pasado 12 de septiembre fueron clausuradas formalmente las sesiones de este equipo de trabajo.

Entre las labores que el Consejo Académico efectuó destacan el estudio de todos aquellos asuntos de orden académico y disciplinar que sometió a su consideración el presidente Académico, el director Académico y los directores de unidad académica. De igual manera, se trabajó en la actualización del Programa de la Beca Juan Grijalbo 2017, así como la que será la edición 2018, y que tiene que ver con contenidos digitales, su metodología, métodos de evaluación y logística.

Cabe señalar que este Consejo Académico fue uno de los primeros resultados de las labores del grupo que se conformó para desarrollar el proyecto del, provisionalmente llamado, Centro de Innovación y Formación Profesional de la CANIEM, y que dicho trabajo comenzará a integrarse en un Plan Maestro final que será presentado el lunes 27 de noviembre en la FIL de Guadalajara de este año.
Hay que recordar que, a raíz de la realización del Foro de Innovación y Desarrollo para la Industria Editorial, que se llevó a cabo en septiembre de 2016, se detectaron diversas necesidades que permitieron marcar líneas de acción para modernizar el Centro de Capacitación de la CANIEM y convertirlo en un auténtico foco de desarrollo académico y de investigación.

El Consejo Académico estuvo integrado por el Sr. Carlos Anaya Rosique, presidente de la CANIEM; el Dr. Alejandro Ramírez Flores, Director General de la Cámara; el Mtro. Arturo Ahmed, Director Académico del Consejo Académico; y los consejeros Ing. Julio Sanz Crespo, Mtra. Sonia Batres Pinelo, Lic. Diego Echeverría Cepeda, Sr. Jesús Anaya Rosique, Dr. César Augusto Pérez Gamboa (consejero externo) y Mtro. Jorge Mondragón (consejero externo), apoyados en todo momento por la Sra. Leticia Arellano, encargada del área de Capacitación, y por el Lic. Jorge Iván Garduño, Coordinador de Comunicación, ambos de la CANIEM.

FOTO : César Pérez, Leticia Arellano, Arturo Ahmed, Diego Echeverría, Sonia Batres, Carlos Anaya, Alejandro Ramírez, Jorge Mondragón, Julio Sanz y Jorge Iván Garduño. Foto: Caniem

 

  • Se planea que este estudio se lleve a cabo antes de que termine el año

Con el objetivo de apoyar a las editoriales mexicanas en el desarrollo de su negocio con información y estadística que permita potencializar las ventas del sector, la CANIEM, a través de su Comité de Libros Científicos, Técnicos y Médicos, puso en marcha distintos proyectos, ente los que se encuentra el de la elaboración de una investigación de mercado que permita conocer los hábitos de uso y compra de libros de texto universitarios, a través de mercados que han sido identificados como básicos: estudiantes, académicos y bibliotecarios.

Con el propósito de informar a los integrantes del sector, además de aclarar dudas y escuchar los comentarios al respecto, el pasado 24 de agosto el Ing. Enrique Callejas, presidente del Comité, en compañía del coordinador técnico del proyecto, Lic. Omar Sandoval Saldaña, presentaron la propuesta de investigación de mercado cualitativa y cuantitativa para conocer a profundidad los retos presentes y venideros que han de enfrentar las editoriales.

Los resultados habrán de definir la situación actual del sector editorial en los segmentos señalados, así como la posición de los docentes en las nuevas formas de enseñanza, la visión cotidiana y amplia de los bibliotecarios, y los hábitos de consumo y uso de los estudiantes, lo que propicie un análisis valioso que oriente de manera asertiva las acciones para el futuro.
La metodología, así como la propuesta del proyecto, se resume en los siguientes puntos:

1. Hacer extensivo el estudio al interior de la República. Hasta este momento, el estudio se aplicará en 4 ciudades consideradas como las plazas más importantes: área metropolitana de la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla.

2. Segmentar mejor las muestras. El estudio considera tres poblaciones, en cada caso se obtendrá una muestra de escuelas privadas y otra de escuelas públicas:

                Estudiantes universitarios cursando el segundo semestre o superior de carreras administrativas, ciencia, ingenierías y de la salud. Cuestionario aplicado cara a cara, máximo 10 preguntas cerradas y 2 preguntas abiertas, con duración máxima de 15 minutos. Tipo de estudio: cuantitativo. Tamaño de muestra: 3,316 personas.

                Docentes de nivel universitario activos en áreas administrativas, ciencia, ingenierías y salud. Entrevistas a profundidad de duración mínima de 60 minutos y máxima de 90 minutos, aplicada fuera del entorno de trabajo. Tipo de estudio: cualitativo. Número de entrevistas: 30.

                Bibliotecarios laborando en bibliotecas de instituciones universitarias, públicas y privadas. Entrevistas a profundidad con duración mínima de 60 minutos y máxima de 120 minutos, aplicada en el propio entorno de trabajo. Tipo de estudio: cualitativo. Número de entrevistas: 12.

3. Cuidado del diseño del cuestionario. El cuestionario que se aplicará a los estudiantes universitarios tendrá una duración máxima de 15 minutos. El Comité de Libros Científicos, Técnicos y Médicos ha propuesto una lista de temas que se abordarán en este instrumento.

4. Período de levantamiento de la encuesta. El desarrollo de los estudios requiere de 60 días hábiles, una vez que se haya autorizado el cuestionario y la guía de tópicos, así como las instituciones educativas a encuestar. El Comité tiene interés en que este estudio se lleve a cabo antes de que termine el año; sin embargo, todo depende de la prontitud con la que se consigan los recursos.

El costo de esta investigación será cubierto por aportaciones de los miembros del Comité y otras empresas no afiliadas que tienen interés en participar en el estudio. Por esta razón, el Comité de Libros Científicos, Técnicos y Médicos consideró importante que, junto con la información de la investigación, se muestre el nombre de las empresas que ya están aportando al estudio: Alfaomega Grupo Editor, Ediciones Fiscales ISEF, Editorial El Manual Moderno, Editorial Trillas, Grupo Editorial Patria, Ingram-Vital Source.
 

  • Participan durante este mes El Naranjo, CIDCLI y COMBEL

 
La Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), a través de su Comité de Libros Infantiles y Juveniles (COLIJ), y el Fondo de Cultura Económica (FCE), continúan con las actividades de la tercera edición de la campaña para promover la literatura infantil y juvenil “De fondo en Fondo”, por lo que, para este mes de septiembre, tres editoriales exhiben sus títulos en las 11 librerías del Fondo, con descuentos especiales.

Los sellos editoriales que forman parte de esta campaña durante el presente mes son: El Naranjo, CIDCLI y COMBEL, que otorgan un 25 % de descuento en todas las obras infantiles y juveniles en exhibición durante septiembre, entre ellas Abecedario, Le comieron la lengua los ratones y La odisea de Ollie, libros que destacan estas tres editoriales dentro de sus catálogos.
Abecedario (Ediciones El Naranjo) es un libro que presenta a su lector cada letra del abecedario con un verbo, y cada verbo con viñetas llenas de humor. "Abrir", "bailar", "comer", "chocar", "dar", "escribir", y otras palabras importantes, se ordenan hasta llegar a la zeta. Una obra mágica en la que sus autoras, Ruth Kaufman y Raquel Franco, han plasmado su talento junto al del ilustrador Diego Bianki, para hacerlo un libro imperdible para chicos y grandes.

Le comieron la lengua los ratones es un ejemplo del trabajo que realiza la editorial CIDCLI con libros que chicos y grandes disfrutarán; en este libro, a Mari se le han perdido las palabras: por más esfuerzos que ella hace, éstas no quieren salir, por lo que sus hermanos dicen que "Le comieron la lengua los ratones", pero ella sabe que las palabras siguen ahí, sólo que están bien escondidas. Esta historia de Silvia Molina conmueve y fascina a todos los lectores, con el apoyo de las ilustraciones de Cecilia Varela.

COMBEL representa su oferta literaria infantil y juvenil con La odisea de Ollie, una aventura sobre el valor, la amistad y una mirada al misterioso mundo de los juguetes favoritos. En el reino secreto de los juguetes hay muchos misterios: existe el código de los juguetes y también la magia de convertirse en el juguete preferido de un niño, pero Ollie es mucho más que el muñeco preferido de Billy: es su mejor amigo. Esta es una gran historia escrita por William Joyce e ilustrada por Arturo Peral.

Estos y muchos libros más podrá encontrar el público lector infantil y juvenil en las siguientes librerías del Fondo en la Ciudad de México: Rosario Castellanos, Octavio Paz, Daniel Cosío Villegas, Juan José Arreola, Elsa Cecilia Frost y Trinidad Martínez Tarragó; así como en otras ciudades de la república mexicana: José Luis Martínez en Guadalajara, Jalisco; José Carlos Becerra, en Villahermosa, Tabasco; José Emilio Pacheco en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Luis González y González en Morelia, Michoacán, y Sor Juan Inés de la Cruz en Toluca, Estado de México.

Recordemos que “De fondo en Fondo” es una promoción que busca incrementar el número de lectores, al tiempo que pretende arraigar en el público infantil y juvenil la costumbre de visitar las librerías y hacerlas parte de su vida cotidiana.
 

  • La donación de libros se realizó por iniciativa del Sr. Rogelio Villarreal Cueva

Nos complace anunciar a todos nuestros lectores que el día 8 de septiembre recibimos con mucho entusiasmo el segundo donativo de libros a la CANIEM. En esta ocasión la realizó Océano de México, S.A. de C.V., gracias a la iniciativa de su director general, el Sr. Rogelio Villarreal Cueva, quien envió un paquete de 19 obras que abordan los temas de libros, lecturas y lectores, con el propósito de conformar la Biblioteca del Centro de Innovación, Desarrollo Tecnológico y Formación Profesional para la industria Editorial que la Cámara está ejecutando.

Entre los 19 ejemplares que integran la donación tenemos los siguientes títulos: Bibliotecas y escuelas, Historias de lecturas y lectores, Arte de la lectura en tiempos de crisis, y Ustedes que leen. Controversias y mandatos sobre el libro y la lectura, por nombrar algunos.

“A nombre de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, agradezco la generosa donación que nos hace Editorial Oceano de México, S.A. de C.V., de 19 obras relacionadas con el libro y la lectura que se incorporarán a la biblioteca especializada que formará parte del Centro de Innovación y Formación Profesional de la Industria Editorial, auspiciado éste por la CANIEM”, en palabras del Director General de la Cámara, Dr. Alejandro Ramírez Flores.

La CANIEM agradece la generosidad de las editoriales, y en este caso en particular, de Océano de México. Nuevamente, la Cámara hace una extensa invitación a todos nuestros afiliados y particulares, para que participen de este proyecto enviando donaciones de libros, revistas e impresos que consideren valiosos para el sector editorial a sus instalaciones, con atención al Sr. Carlos Anaya Rosique, presidente de la CANIEM, o bien del Dr. Alejandro Ramírez Flores.
 

  • Rumbo al Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial 2017

 
Alberto Ruy Sánchez Lacy lació en la Ciudad de México en 1951. Con su primera novela, Los nombres del aire, recibió el premio Xavier Villaurrutia, su obra ha sido traducida a varios idiomas. Ha recibido distinciones como Oficial de la Orden de las Artes y de las Letras del Gobierno de Francia. Desde 1988 dirige la revista Artes de México que ha sido reconocida con más de ciento cincuenta premios nacionales e internacionales.

En 2006 fue reconocido con el Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial, durante dicho evento, presidido por la Sra. Sari Bermúdez y el Ing. José Ángel Quintanilla, el Dr. Alberto Ruy-Sánchez señaló que en la sociedad contemporánea todos debemos librar la batalla para reivindicar la importancia del libro como uno de los objetos más importantes para cimentar el humanismo. En este sentido, dijo que la lectura nos transmite el mensaje constante de que una de las más fuertes acciones políticas es la defensa de la vida humana como una obra estética de gran trascendencia y riqueza.

Desde finales de 1982, fecha de su regreso a México después de vivir casi una década en Europa, imparte con frecuencia conferencias y hace lecturas de su obra en diversas ciudades de México y esporádicamente en universidades e instituciones culturales de América, Europa, África y Asia.

Entre las más recientes están la Jawaharlal Nehru University, en Delhi; y el Instituto de Estudios Hispano Lusos de Rabat; la Universidad de Oxford y la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. En España: la Casa Árabe, el Círculo de Bellas Artes, y la Casa América, en Madrid. En Estados Unidos: Middlebury College, Vermont, Harvard University; Boston University; New School For Social Research, New York; University of Louisville, Kentucky; University of Kansas; Rise University en Houston, Texas.

En el Norte de África, ha impartido conferencias en Argelia y en Túnez y con más frecuencia en Marruecos. En la Universidad de Rabat, en la Universidad de Agadir y en la Universidad Convivial de Essaouira.

También ha impartido conferencias en Túnez y en Argelia. En el Medio Oriente, en la Universidad del Cairo, en la Biblioteca Nacional en Damasco, Siria, y en la Universidad Beirut. En el sudeste asiático en Malasia, Singapur, Vietnam e Indonesia. Lo mismo que en Chengdú y Beijing, en China. En la Universidad de Tokio y en la de Kioto, en Japón.
Ha sido profesor invitado otorgándosele durante varios años la Cátedra Tinker en Stanford University, California. También fue profesor invitado de Middlebury College, en Vermont; y de Naropa University, en Boulder.

Durante cinco años, en los veranos, fue Chairman del seminario y taller de Creative non fiction and cultural Journalism, en Banff Center for the Arts, en Alberta, Canadá.
Desde la Cámara reconocemos a todos los ganadores del Premio Nacional Juan Pablos, e invitamos a las editoriales y editores a presentar sus propuestas a este galardón antes del 29 de septiembre. Para mayores informes consultar la convocatoria en este link: http://bit.ly/2y1zGLq
 

  • Los cambios se derivan de la renuncia del Ing. Carlos Graef, quien representaba a Ediciones B México
  • Renuncia Enrique Brockmann del Valle como Consejero Suplente de la CANIEM

Durante la pasada sesión del Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, efectuada el martes 5 de septiembre, se informó que el Ing. Carlos Federico José Graef Sánchez presentó su renuncia a la Vicepresidencia de la Cámara, ya que Ediciones B México, empresa que representaba, fue adquirida por la trasnacional PRHGE que realizó movimientos en su estructura directiva.

El Ing. José María Castro Mussot es quien toma el lugar del Ing. Graef Sánchez en la Vicepresidencia; derivado de este movimiento se desprende que la Lic. Lorenza Cecilia Estandía González-Luna es la nueva Secretaria del Consejo Directivo; asimismo el Mtro. Javier Ángeles Ángeles, quien ocupaba el cargo de Consejero Suplente, ocupa ahora el cargo de Pro-Secretario.

Por otra parte, se informa que el Ing. Enrique Brockmann del Valle, quien representaba a Hearst Expansión, renunció al cargo de Consejero Suplente, pues la empresa fue adquirida por Cinco M Dos, dando como resultado movimientos en la estructura de la empresa; queda vacante el sitio hasta la próxima Asamblea.

Le agradecemos el trabajo realizado al Ing. Carlos Federico José Graef Sánchez, por aportar con su experiencia y visión del sector editorial al Consejo Directivo. ¡Gracias!
El Consejo Directivo de la CANIEM queda integrado de la siguiente manera:

Carlos Anaya Rosique, Presidente; José María Castro Mussot, Vicepresidente; Sonia Batres Pinelo, Vicepresidenta; Lorenza Cecilia Estandia González Luna, Secretaria; Jesús Buenaventura Galera, Tesorero; Javier Ángeles Ángeles, Pro-Secretario; Patricia López Cepeda, Pro-Tesorera; Ignacio Uribe Ferrari, Consejero; Alejandro Cubí Sánchez, Consejero; Ilda Elizabeth Moreno Rojas, Consejera; Carlos Umaña Trujillo, Consejero; Juan José Salazar Embarcadero, Consejero; Vacantes Consejeros Suplentes.

José María Castro Mussot es mexicano; desde 2002 y hasta el presente es el gerente general de Siglo XXI Editores. Ingeniero Civil por la UNAM, trabajó en la Fundación Cultural Televisa participando en la elaboración y edición de programas culturales. De 1983 a 1992 trabajó en el Instituto Nacional de Bellas Artes como subdirector de Servicios Educativos. En 1993 se integró a la Secretaría de Educación Pública en el Proyecto de Renovación de los Libros de texto para primaria; en la misma secretaría participó en el Programa de Actualización, Capacitación y Superación Profesional de Maestros, apoyando directamente en la selección de los libros que conforman las bibliotecas de los Centros de Maestros. En 1998 se incorporó al Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones, realizando actividades de investigación y comercialización de publicaciones. Ha sido miembro del consejo directivo de la CANIEM y asesor de diversas comisiones administrativas.

Lorenza Cecilia Estandía González-Luna es mexicana. Desde octubre de 2014 es Gerente Editorial de Literatura Infantil y Juvenil y de la línea de Gerencia y Administración para América Latina de Grupo Editorial Norma. Estudió Pedagogía en la UNAM; en el sector público trabajó en la Secretaría de Salud, INEA, CONAFE, UNAM y SEP en programas de capacitación, de educación básica para población rural y en el nivel superior. Colaboró como asesora pedagógica externa en Ediciones SM durante varios años, para, más tarde, hacerse cargo de la edición de las publicaciones de literatura infantil y juvenil. Se ha desempeñado como editora en diversas editoriales públicas y privadas. En 2004 ingresó en Grupo Norma a cargo de las publicaciones de literatura infantil y juvenil, literatura para adultos y textos escolares. Ha participado como jurado en los Premios de Ediciones SM en 2002 y 2003, el Fondo de Cultura Económica en 2003 y de la FILIJ en 2009, Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Norma 2011 y 2014 y del Premio Nacional de Novela Juvenil FeNaL-Norma 2009 a la fecha. Ha sido consejera suplente de la CANIEM.

Javier Ángeles Ángeles es director general de Ángeles Editores y de Juegos Educativos Ángeles. Cuenta con formación docente normalista y de matemáticas en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Ha sido profesor de educación básica, universidad y normal superior. Ha publicado como autor los libros Complementos de aritmética, Resolución de problemas y Exponentes; ha sido coautor de Cifrados y fichas de dominó, Ortografía de la aritmética y del álgebra, Geometría y transformaciones, y los textos para educación secundaria Matemáticas 2. Habilidades y competencias y Matemáticas 3. Habilidades y competencias. Diseña materiales para la enseñanza de las matemáticas y coordina talleres de enseñanza de las matemáticas para maestros de educación básica. Es miembro del subcomité de reglas éticas de la CANIEM.

Entrevista con Mtro. Joaquín Diez-Canedo, Director General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM
 

  1. ¿Cuál fue el mayor reto que significó FILUNI?

Creo que el más importante fue la convocatoria, es decir, que realmente interesara a los exhibidores potenciales, a los expositores, que vinieran; quizá haya sido menos complicado para las editoriales universitarias nacionales, porque además se tiene toda esa estructura de la Red al Texto, pero había más cosas qué hacer con la finalidad de que las universidades de otros países se interesaran en venir. La mayoría de los expositores que vinieron lo hicieron como asociación, pues vinieron varias asociaciones de editoriales universitarias de Argentina, Chile, Perú, España, Estados Unidos, Brasil, Colombia, por lo que se requería tener más contacto con ellos. Hay que mencionar el apoyo de la EULAC, la Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y el Caribe, porque fue fundamental que ellos vinieran: sin ellos no hay feria.
 

  1. ¿Cuántos asistentes recibió FILUNI y cuáles son los principales números que arroja?

En total tuvimos un poco más de 10 mil personas en FILUNI, incluyendo expositores, profesionales y gente que pagó boleto, tomando en cuenta también que el domingo la entrada fue gratuita. Además, en total fueron 66 expositores, que en su conjunto suma un catálogo de casi 12,500 títulos, que daban 243 sellos editoriales diferentes en la feria. La calificación final de los expositores es que volverían el año que entra: 95% de ellos consideró que el resultado fue suficientemente bueno como para volver el año que entra. Conociendo ya cómo es la dinámica de la feria con esta primera edición, son números positivos, siempre pueden ser mejores, pero son muy buenos.
 

  1. ¿Qué les diría a todas aquellas universidades que este año no participaron, y que están pensando en participar el próximo año?

Hay universidades que no vinieron, hay universidades que nos pidieron mayor espacio, no muchas, pero las hay. También está el tema de las editoriales que tienen coediciones con universidades, lo que nos plantea el dilema de si debemos o no abrirles espacios; probablemente sí. Tenemos que ver más o menos cómo se va ocupando el espacio una vez que se resuelva convocar a la siguiente edición de la FILUNI. Pero en todo este asunto, sí es importante cuidar la amplitud de la convocatoria, porque si no, se hace una feria como cualquier otra, y pierde su sentido, y no digo que no encontrara otro, pero sería uno muy distinto.
 

  1. ¿Se tiene considerado el mismo espacio para la FILUNI del próximo año?

Por el momento sí, no lo hemos platicado, esa es la evaluación que tenemos en el Comité Organizador; hay que reunirnos con la Rectoría para ver cuál es su punto de vista. Yo diría que sí debe ser allí, no hay mucho espacio para dónde crecer por el momento, en todo caso habría que intercambiar unos expositores por otros. Me parece que el espacio funciona bien.
 

  1. Para todos aquellos universitarios que sueñan con una feria de la UNAM que trascienda fronteras, ¿FILUNI podría iniciar una larga tradición?

A mí no me consta, pero suponiendo que haya esos universitarios que lo sueñan, yo creo que sí. Algunos comentarios más cualitativos que tenemos es que hubo gente que salía con 12 o 15 libros de FILUNI, exactamente porque son libros que no se consiguen fácilmente; no digo que no se consigan, pero son más caros en otros lados, se tardan más tiempo en llegar, no están allí juntos en un único espacio. Entonces, yo pienso que cualquier gente que tenga intereses profesional o académico, en cualquier área de las ciencias sociales, en cualquier área de humanidades, en FILUNI podrá encontrar coas muy interesantes en un solo espacio, y eso hará grande esta feria.
 

  1. Por último, a los investigadores o estudiantes de licenciatura y posgrado, a los universitarios en general, ¿qué mensaje les daría sobre lo que FILUNI les ofrece?

Que se acerquen, que nos visiten el próximo año. Que más del 50% de los 12,500 títulos que se ofrecieron en FILUNI, probablemente sean nuevos. Seguramente ocurrirá que allí estará exhibida en un solo lugar la producción de resultados de investigación, de áreas de investigación, de investigadores en particular, de grupos de investigación de muchas universidades de América Latina, de España, quizá de universidades que cuentan con estudios realizados por mexicanos en los Estados Unidos, que son muchísimas. Pienso que esa es una oportunidad para cualquier investigador, en cualquiera de esas áreas, de encontrar allí muchas cosas que les interesa, y de primera mano para llevárselas a su cubículo o sugerirlas a su biblioteca.
 

El Boletín de Editores comparte con sus lectores las semblanzas de quienes han recibido el Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial, desde su instauración en 1978. La información y fotografías están contenidas en el libro Memoria y constancia 1964 – 2014. 50 años de desarrollo de la industria editorial mexicana; el texto es de Inés Rancé Comes.

Premio Nacional Juan Pablos al Mérito Editorial
2004: Antonio Ruano Fernández

Nació en España y desde los 14 años empezó a trabajar en Editorial Aguilar, donde aprendió el oficio del libro en todas las áreas. Por su buen desempeño le encomendaron la tarea de venir a México para fundar una división editorial de esa empresa. Aquí desarrolló un importante catálogo con obras de autores internacionalmente conocidos.
2005: René Solís Brun

Nació en la ciudad de México en 1936; durante 30 años fue catedrático en la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México. Se desempeñó como director general de Grupo Editorial Expansión, fundador y presidente de Promociones Editoriales Mexicanas, después ingresó a Grupo Editorial Patria y más adelante fue director editorial de CITEM y presidente de Editorial Planeta México.
 

En la cadena de valor de cualquier proceso industrial, cada operación cuenta y la industria editorial no es la excepción; de allí la necesidad de conocer, vigilar y controlar todas las operaciones que este engranaje involucra. Todos los libros de formato impreso, bien sean literarios, científicos, técnicos, infantiles, de interés general o de referencia, deberán cursar un mismo proceso, el proceso de edición, muy complejo, por cierto, puesto que combina recursos materiales y humanos en procesos artesanales e industriales, formales e informales, hasta dar finalmente con el libro, el producto mas bello y valioso de la creación humana.

Así pues, el proceso industrial para la fabricación de los libros ofrece múltiples posibilidades, y algunas limitaciones, si bien es cierto que no es necesario que el editor comprenda a cabalidad todas estas operaciones y sus detalles, debe conocer lo que sucede desde el momento en que un libro inicia su paso a través de estos sistemas, ya que ese conocimiento le puede ahorrar muchos errores y, por tanto, optimizar sus recursos.

Es con este fin que parte de los integrantes de la décimo tercera generación del Diplomado “Los procesos en la edición de libros”, visitamos el jueves 7 de septiembre las instalaciones del Offset Santiago, imprenta que cuenta con la primera máquina de impresión en México con certificación CO2 neutral, ubicada en la ciudad de Toluca, en el Estado de México.

Fue así, que con el apoyo y asesoría de la maestra Teresa Ponce Muñoz, el grupo de alumnos visitamos y recorrimos las instalaciones de Offset Santiago, en donde conocimos de cerca las diversas facetas necesarias hasta tener el libro como producto final, y su empacado posterior, así como conocer las maquinarias que se requieren para tal fin, los cuidados y controles que se deben tener en cuenta en cada operación y la importancia de la experiencia y el conocimiento del personal que opera estas máquinas.

 
Por José E. Grández Castro
 

En consecuencia con la denuncia presentada por el Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro) ante la Unidad Especializada en Investigación de Delitos de Derechos de Autor y Propiedad Industrial (UEIDDAPI) de la Procuraduría General de la República, en la Ciudad de México, el pasado 30 de agosto se llevó a cabo un operativo en vía pública en las inmediaciones de las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez, Azcapotzalco y Miguel Hidalgo.

En la delegación Cuauhtémoc los puntos intervenidos fueron los ubicados en Puente de Alvarado, entre calle Bernal Díaz y avenida Insurgentes, colonia Tabacalera; en avenida Balderas y callejón Condesa, colonia Centro; en la delegación Benito Juárez, en la calle Pirineos, esquina calzada de Tlalpan, colonia Portales Sur; en la delegación Azcapotzalco, calle Azcapotzalco, casi esquina con Lerdo de Tejada, colonia Villa Azcapotzalco; en la delegación Miguel Hidalgo, en la avenida México-Tacuba, casi esquina con avenida Cuitláhuac, colonia Popotla.

En dichos operativos se lograron intervenir seis puntos de venta y se desarticularon 23 puestos ambulantes en los que se comercializaba con libros apócrifos, ilícito contemplado en el artículo 424 del Código Penal Federal, sin tener probables responsables.

En los operativos participaron 45 elementos de la Policía Federal, dos peritos y un representante del CeMPro, logrando el aseguramiento de 7.5 toneladas de libros apócrifos.
 
* Boletín especial 007/31 agosto 2017 CeMPro
 

El pasado 6 de septiembre, se celebró en la CANIEM un desayuno en que los invitados principales fueron los instructores del Seminario de Introducción al Mundo del Libro y las Publicaciones Periódicas Beca Juan Grijalbo 2017, en el que se les reconoció su apoyo, y agradeció su esfuerzo que imprimen para la realización y éxito de este evento que se celebrará en octubre próximo, además, se aprovechó la oportunidad para presentar el programa de contenidos de dicha beca para este año.

Carlos Anaya Rosique, presidente de la CANIEM, agradeció a los instructores por acudir a esta convocatoria que efectuaron los miembros del Consejo Académico, quienes han trabajado en sesiones semanales durante ocho meses en la actualización del Programa de la Beca Juan Grijalbo 2017, así como la que será la edición 2018, y que tiene que ver con contenidos digitales, su metodología, métodos de evaluación y logística.

“Hablar de formación profesional del mundo del libro es hablar del reconocimiento de que más allá de un oficio, en sus diversas etapas y sectores, el trabajo editorial conforma un complejo entramado que requiere de especialistas en cada proceso y, por supuesto, de una formación integral para quienes toman las decisiones, tanto editoriales como financieras, esas que dan sentido a una empresa frente a otra, y ustedes, como instructores, son una pieza fundamental para que esto ocurra”, señaló Carlos Anaya.

Cabe recordar que, con una gran visión, Don Juan Grijalbo Serres anunció en noviembre de 1989 la instauración de esta beca que llevaría su nombre, y desde aquel año el área de capacitación de la CANIEM se sumó a esa visión, y se encaminó a convocar a los jóvenes que trabajan en la industria para que iniciaran el proceso de formación profesional, o bien a los interesados de adentrarse en el mundo editorial.

En un sector donde los modelos de difusión de la cultura escrita han cambiado, se hace necesaria la formación profesional, por lo que desde la Cámara impulsamos diversos niveles de profundización de dicha formación, por lo que aspiramos y promovemos a que junto con modelos de educación no ortodoxos en las universidades formemos a los editores del futuro.
De esta visión surge también el 3er. Seminario Internacional de Alta Dirección Empresarial para Editores, mismo que está dirigido a directivos y editores con cuatro a siete años de experiencia profesional con habilidad para proponer nuevas soluciones en diferentes escenarios, así como quienes sean responsables de empresas editoriales de todos los rangos editoriales (micro o macro), especialidades (interés general, texto educativo, STM, infantil y juvenil, etc.), y soportes (impresos y digitales), mexicanas e internacionales con filiales locales.
El 3er. Seminario Internacional de Alta Dirección Empresarial para Editores se expondrán en inglés, y contará con un servicio profesional permanente de traducción simultánea inglés-español y español-inglés.

Para conocer los temarios, perfiles de los docentes, procesos de inscripción, costos, así como para conocer mayores informes, favor de contactar a Leticia Arellano, responsable del área de Capacitación de la CANIEM al teléfono 5604 3294 o al correo: capacit@caniem.com

Con el lema “La comunicación engrandece nuestros horizontes”, el Boletín Editores, órgano informativo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, se publicó por primera ocasión en septiembre de 1990, teniendo como editor al Sr. Jesús Anaya Rosique, y como principales impulsores al C.P. Luis Gerardo Fernández Pérez, presidente de la CANIEM en aquel año, así como al Lic. Rafael Servín Arroyo, quien ocupaba el puesto de Director General de la Cámara.

Los antecedentes de esta publicación fueron México Editor, un boletín de periodicidad variada, surgido poco después de la constitución en 1964  de la Caniem; y la revista trimestral Libros de México, dedicada al análisis teórico de los grandes temas editoriales, que desde su primer número (octubre-diciembre 1985), incluyó un “Boletín  bibliográfico de la Agencia mexicana del ISBN”, hasta el # 26 (enero-marzo 1992), cuando fue reemplazado por una sección de “Publicaciones recientes por editorial” en el núm. 30 (enero-marzo 1993),  suplemento que dejó de aparecer después del # 62 (julio-sep. 2001). Libros de México se publicó con distintos periodos de difusión hasta su cierre definitivo en el # 94 (agosto 2009-enero 2010), donde se presentó un panorama de antología sobre la edición académica y universitaria.

En aquella época, 1990, el principal objetivo por el que nació el Boletín Editores fue el de reflejar con agilidad la intensa vida industrial, comercial y cultural del mundo editorial, por lo que a través de esta publicación, la CANIEM entabló un canal de comunicación estable, por medio del cual sus afiliados, así como empleados, tuvieron la oportunidad de conocer las actividades y noticias del sector, además de contar con un medio para dar a conocer colaboraciones de los socios de la Cámara, novedades editoriales, bolsa de trabajo, cartas de los lectores y eventos especiales.

Durante estos 27 años de trayectoria, el Boletín Editores ha evolucionado de una edición mensual impresa de corta extensión, hasta una herramienta de información de largo alcance, siendo hoy en día una edición electrónica semanal, brindando además datos internacionales sobre la industria editorial.

Con motivo de este 27º aniversario, tres editores de este Boletín, Jesús Anaya, Gustavo Delgado e Ixchel Delgado, nos comparten sus palabras respecto a este tema.
 
¿Qué sentir le produce formar parte de quienes han trabajado en el Boletín Editores en estos 27 años?
Jesús Anaya Rosique: La satisfacción de haber contribuido con mi larga experiencia profesional como editor, en México y en otros países, a resolver una tarea estratégica: delinear la política de comunicación (interna y externa) que exigía el desarrollo de la industria editorial mexicana para promover, no solo los esfuerzos gremiales cotidianos sino también profundizar en cuestiones esenciales. Así, fui contratado por el Consejo Directivo de la Caniem (1990-91) para fundar el Boletín Editores en septiembre de 1990, que esta semana arriba a su # 805.
Gustavo Delgado Sánchez: Sentimientos encontrados, pero prevalecen la satisfacción, el gusto y la emoción de haber hecho un trabajo que con el tiempo ha sido valorado en su justa dimensión.
Ixchel Delgado Jordá: Una experiencia única de crecimiento profesional y personal. En mi opinión, tener la libertad de producir y generar contenidos, de investigar y crear alianzas estratégicas con los distintos eslabones de la cadena de valor del libro y las publicaciones periódicas, sin la menor duda, fueron y son un reto cotidiano para que el boletín se publique semanalmente. Fue tiempo suficiente para consolidar una propuesta, y al paso del tiempo, me llena de satisfacción que ese trabajo ha seguido teniendo continuidad.
 
Siendo nostálgicos, ¿cuál considera que fue su mayor aportación al Boletín Editores?
Jesús Anaya Rosique: Como apuntábamos en el número cero de Editores (subtitulado justamente “La comunicación engrandece nuestros horizontes”), pretendíamos “estrechar nuestros vínculos, elevar los niveles de comunicación y fortalecer la unidad de nuestro gremio. Al mismo tiempo, responder a la necesidad de reflejar la intensa vida industrial, comercial y cultural del mundo editorial… Convertir esta publicación en un punto de enlace y referencia indispensables” para la edición en español. En esa perspectiva surgieron las secciones principales: “El Consejo informa”, “Servicios”, “Ferias nacionales e internacionales”, “Mundo editorial”, “Cursos de capacitación (Beca Grijalbo, etc.)”, “Premios”, “Novedades editoriales del mes”, “Registro industrial”, “Bolsa de trabajo” … En este aniversario podemos constatar que, a pesar de los cambios inevitables, los objetivos señalados continúan y se reiteran.
Gustavo Delgado Sánchez: No me atrevería a descalificar el trabajo de nadie, ni antes o después, sino todo lo contrario. Mi mayor aportación al boletín Editores es haber sido el operador del cambio de plataforma del mismo, de papel a digital. Mi mayor frustración es no haber podido ofrecer contenidos de más calidad. Las circunstancias de aquella época me lo impidieron.
Ixchel Delgado Jordá: Me tocó coordinar una nueva época para el boletín, pues lo transformamos en un boletín digital acompañado de recursos técnicos que le dio otra cara a la imagen y a los contenidos que promueve la industria. Y hablo en plural, porque un trabajo de esta magnitud sólo se logra con trabajo en equipo, no puedo hablar desde “mi aportación” sino de la propuesta colectiva de Óscar Dávalos, Claudia Alcalá y Yolanda Rodríguez, con quienes semana a semana tratábamos de construir una voz, apegada a los lineamientos institucionales de la Cámara. En mi opinión, me parece que la sección Palabra de editor, que se publicó durante dos años con la participación de 85 editores, fue un espacio en el que fuimos tejiendo las opiniones particulares de los profesionales del libro –sobre temas específicos– y eso dio una radiografía de los temas álgidos, pero también de experiencias personales dignas de contar.
 
En su opinión, ¿cuál es la importancia que tiene el Boletín Editores para el sector editorial hoy en día?
Jesús Anaya Rosique: Es un indicador valioso y oportuno de la actividad gremial y de los acontecimientos significativos de los protagonistas de la cultura relacionados con el mundo editorial. Si bien no ha dejado de cumplir las metas primordiales fijadas desde su inicio, es necesario que mejore su difusión y, además de los afiliados a la Caniem, impacte a quienes también participan en la edición en México y en el ámbito internacional: editoriales independientes, universitarias, del sector público e incluso un nuevo sector emergente, los auto-editores. Es decir, debe convertirse en el núcleo central de la industria editorial mexicana. En ese sentido, Editores también debe ser un vehículo eficaz para promover los programas estratégicos de innovación y formación profesional que está poniendo en marcha la Caniem.
Gustavo Delgado Sánchez: Su importancia es, debe ser, fundamental. La información de todo lo que ocurre en el sector editorial, en la propia Caniem y en los sectores afines sirve para estar al día, para saber lo que ocurre y lo que va a suceder. La información es saber y no sólo poder. Editores contribuye a que esto ocurra. Y debería ser todavía más, no sólo un vehículo informativo: un medio de debate, de opinión, de transmisión de experiencias y de acercamiento con otras audiencias.
Ixchel Delgado Jordá: Definitivamente es un instrumento de difusión de la cultura del libro en el que se manifiestan los distintos sectores, y gracias a él, estoy segura que se ha vuelto un referente de consulta obligado no sólo de los editores, sino también de quienes aportan su granito de sal a la cultura en general.
 
La Cámara desea aprovechar la ocasión para agradecer a todos aquellos que han colaborado de una u otra manera en este boletín; sabemos que no tenemos el espacio suficiente para agradecer a cada uno de los colaboradores, pero gracias a Óscar Dávalos, Yolanda Rodríguez, Lourdes López, Astrid Velasco, Camila Ayala Espinosa, Esteban Constante, Ixchel Delgado, Ignacio Uribe Ferrari, Blanca Gayosso.

Si formas parte de este aniversario, cuéntanos tu historia, y compártela en Facebook con la etiqueta: #BoletínEditores27Años