El pasado 3 de febrero la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) publicó una carta abierta al presidente de México, en la que se solicita la ratificación de las librerías como una actividad esencial.
El presidente de la CANIEM, Juan Luis Arzoz Arbide, atendió a cerca de 50 medios de comunicación, tanto de radio, televisión, prensa escrita y medios electrónicos, respecto a la situación que han pasado las librerías durante la pandemia de la Covid-19: “El Diario Oficial de la Federación del 3 de agosto calificó a la industria editorial como una industria esencial. Pero el nombramiento tenía fecha de caducidad para el 31 de diciembre de 2020, nosotros peleamos que la esencialidad no tiene que limitarse al tiempo y que sea para todo el país, y no para un estado u el otro, ya que eso limita la adecuada operación y distribución de la cadena del libro”. 
Las librerías son esenciales para la industria editorial: “Son el último eslabón de la cadena del libro: la caja registradora de las librerías es donde se inicia el flujo de dinero en toda la cadena. Tener abiertas las librerías es un espacio cultural, la gente aprecia mucho que estén abiertas. Jamás hay grandes aglomeraciones. Además, debemos recordar que hay millares de familias que están dejando de percibir un salario adecuado. No apoyar a la industria cultural, a la industria editorial, a la industria librera, es ayudar a enterrar el libro, el conocimiento y las oportunidades de convertirnos en un país lector y, por lo tanto, en punta de lanza en todos los ámbitos, social, científico y/o tecnológico”. 
La actual reglamentación sobre los negocios esenciales que mantiene las librerías cerradas contrasta con otros negocios: “por ejemplo, en la Ciudad de México les dieron permiso de abrir a las papelerías, pero no así a las librerías”. Para el presidente de la industria editorial, a mediano plazo el pronóstico puede ser positivo: “Mi apuesta en lo personal es que para junio o julio estaremos casi trabajando normalmente, con ferias presenciales en algunas zonas y librerías abiertas, siempre respetando los protocolos de seguridad sanitaria”.
Por otra parte, la venta electrónica de ejemplares físicos ha crecido durante la pandemia, sin embargo, esto no es representativo frente a la baja de ventas en las librerías: “Ha crecido la venta electrónica, sin llegar a ser importante: ha llegado a cinco por ciento de ventas, pero no contrarresta las pérdidas que ha sufrido la industria”, señaló Arzoz Arbide. El cálculo de la CANIEM en el descenso de ventas en librerías es de entre 22 y 29 por ciento.
Como Cámara de la industria editorial, la CANIEM brinda asesoría a sus agremiados para crear mejores sitios virtuales para la venta de sus títulos. De la venta en páginas web, el presidente de la Cámara recordó el comentario de un editor: “Son novedades lo que más venden en las librerías; en su sitio están vendiendo los libros que son de fondo, del catálogo, que es muy bueno”. Sobre este punto, Juan Luis Arzoz Arbide comentó que el número de portales dedicados a la venta de libros ha aumentado en el monitoreo de la cámara, además de hacerse más funcionales: “Los sitios han mejorado muchísimo, han dado cobertura, publicidad, creo que ha funcionado muy bien si tomamos en cuenta que para muchos antes de abril de 2020 ni siquiera habían explorado el tema de tener un sitio web, y mucho menos las ventas en línea”.
 
Proyectos para 2021
Cabe señalar que el periodo de Juan Luis Arzoz Arbide como presidente de la CANIEM tiene la posibilidad de extenderse por un año más, según lo señalan los estatutos de la propia Cámara, y esto se definirá a finales de marzo próximo, por lo que se tienen proyectados diversos proyectos para este 2021, como “concretar la ley del libro, continuar apoyando a las librerías para que se apruebe en el Congreso la tasa cero, buscar apoyos federales”.
Desde antes de la pandemia la industria editorial mexicana ha visto mermada una de sus fuentes de ingresos, con los recortes a cultura. Frente a ello, hay iniciativas para reactivar la industria, como la compra de acervo por parte del gobierno a editoriales, para nutrir el acervo de las bibliotecas públicas: “Los apoyos del gobierno han estado limitados, estamos realizando propuestas en áreas donde el Gobierno sí puede aportar al desarrollo de la industria. Hay un proyecto: son 7 400 bibliotecas en el país en números redondos, y una de nuestras propuestas es renovar los acervos, revisarlos. Es importante, hacerlo de forma continua da ingresos a las editoriales del país, y las bibliotecas son un espacio de acceso gratuito a los lectores”.
Sobre la actualización a la ley del libro con el precio único, Juan Luis Arzoz agregó: “Ya está en camino, con una votación 104 sobre 104, unanimidad”. Para el presidente de la CANIEM, la extensión de 18 a 36 meses será “Una ayuda para las librerías a mediano plazo. Cambia de 18 meses a 36 meses y que la Profeco sancione cualquier falla en este sentido. La experiencia de otros países es que la gente se autorregula”.
Según los datos de la CANIEM, de 2018 a 2019 el precio promedio por ejemplar en México pasó de $79 a $91 pesos, cifra que supera la inflación. Esto se debe a la dinámica del mercado (como los precios del papel, que cotiza en dólares, por ejemplo), pero una ley de precio único puede influir en que el precio no se eleve tanto: “En países donde está la ley del libro con precio único la inflación (del precio promedio por ejemplar) es menor que la inflación del país, siempre. Esto está comprobado y medido”, finalizó.
 
*Información basada en 115 notas periodísticas derivadas de entrevistas realizadas por los siguientes medios o conglomerados: El Universal, Excélsior, La Crónica, El Heraldo de México, El Sol de México, Milenio, La Razón, Forbes, IMER, MURAL, El Norte, Reforma, ADN Canal 40, Radio Fórmula, MVS Noticias, Aristegui Noticias, Heraldo Radio, Enfoque Noticias, Canal Once, Noticieros Televisa, Foro TV, Radio UNAM, Agencia EFE, La Octava, Grupo Radio Centro, Vibe TV, Aire 105.3 FM, Reporte Índigo, Hora 25 W Radio, SinEmbargo, Radio UDEM Monterrey, El Weso en W Radio, El Informador, Radio Anahuac 1670 AM, Canal 44 Jalisco, Sopitas, AM Querétaro, Así las Cosas en W Radio.
 

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, planteó el pasado 7 de enero en la conferencia matutina desde Palacio Nacional, a manera de reacción a una pregunta, la posible integración del Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor) con, probablemente, el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI), para formar un nuevo organismo integrado que dependa de la Secretaría de Economía.
 
Fue una declaración breve y sin mayor detalle ni plan de acción, al menos, que se conozca a la fecha. “Esta oficina de derechos de autor está en Cultura y hay también una oficina que tiene que ver, más que nada, con derechos de patentes. Estamos buscando que se integren, que (ese nuevo instituto) esté en Economía. La nueva secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, me lo pidió y lo traté con la secretaria de Cultura, si se puede integrar”, fue lo que entonces declaró el mandatario.
 
Esta declaración fue punto de partida para la organización de la mesa de conversación “Desafíos de un cambio: alcances y retos. La fusión IMPI-Indautor, un cambio de paradigma”, que se llevó a cabo al mediodía del miércoles 10 de febrero, organizada por la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), de la que fueron interlocutores el editor Carlos Anaya-Rosique, actual presidente de la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura (CALC); el abogado especialista en derechos de autor José Luis Caballero Leal, el director general de la editorial Ink It, Diego Echeverría Cepeda, también secretario ejecutivo del consejo directivo de la Caniem, y la abogada María Fernanda Mendoza, experta en propiedad intelectual, como moderadora.
 
Derechos económicos versus derechos humanos
 
Más allá de ser una idea que todavía está analizando el Ejecutivo, propuso Anaya-Rosique, el tema da pauta para platicar “qué es lo que nos gustaría tener como país en términos de derechos de autor y de propiedad industrial e intelectual, más allá de todas las cosas que indudablemente implica la posible integración de estos dos organismos. Es el momento de tomar o construir los liderazgos para poder tener los mejores organismos pensando en nuestra legislación”.
 
El abogado José Luis Caballero Leal complementó que si bien el Indautor y el IMPI son dos órganos que guardan ciertos puntos de conexión en determinadas áreas, tienen destinos separados y distintos, por lo que no deben mezclarse. Opinó que una incorporación al IMPI reduciría eventualmente al Indautor a un tema meramente registral.
 
“Las asimetrías entre los derechos de la propiedad industrial que, por su naturaleza son derechos preponderantemente económicos, versus los derechos de autor que son preponderantemente humanos, hacen que no se puedan mezclar dentro de una misma oficina, simple y sencillamente porque del lado izquierdo estarán representados los intereses de los empresarios, en muchos casos responsables de la violación de los derechos de autor de los que van a estar sentados al otro lado. La autoridad que representaría a ambos tendría que tomar partido, tarde o temprano, por uno o por el otro”, dijo Caballero Leal.
 
Si se tratara de un tema de austeridad republicana, cuestionó el abogado, “¿qué vamos a hacer con los 150 empleados que defienden la casa del autor con una enorme voluntad y que subsisten a pesar de la Secretaría de Cultura? Es un órgano desconcentrado en el más absoluto abandono presupuestal, cuando debiera ser la plataforma para catapultar los derechos y las políticas públicas de los creadores para los cuales no existe hasta el día de hoy una sola política de apoyo por parte de esta administración, que se ha dedicado a desmantelar todas las instituciones culturales en México”.
 
Por su parte, el editor Diego Echeverría opinó que preocupa de origen la vulnerabilidad de las instituciones: “me parece gravísimo que sean así de fáciles de modificar. Me interesa saber si ya se consultó con los expertos. Habemos muchísimos actores que nos vemos en el día a día colaborando con Indautor y pareciera que somos los últimos a los que se les va a consultar si esta posible fusión es beneficiosa o no. No me cierro a la posibilidad de la fusión, pero sí me preocupa el contexto en el que se sugiere, en un sexenio donde el gobierno no apoya a la cultura; no está en su agenda”.
 
Coincidió en que quienes acuden a ambas instituciones tienen perfiles diametralmente diferentes. Mientras en el IMPI se dan cita grandes empresas, con patentes y abogados, dijo, en Indautor es posible encontrarse a un poeta o una editorial. Con una integración, dijo, “corremos el grave riesgo de desdibujarnos ante una institución con otras características”.
 
El Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor) es un órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Cultura. Es la autoridad administrativa en materia de derechos autorales y derechos conexos con las funciones para proteger y fomentar el derecho de autor; promover la creación de obras literarias y artísticas; promover la cooperación internacional y el intercambio con instituciones encargadas del registro y protección del derecho de autor y derechos conexos. Fue creado en 1997 y dependía entonces de la SEP, por lo que su personal sindicalizado está anclado a esta secretaría a pesar de que el instituto depende de Cultura federal.
 
Fuente: El Economista
 

La poeta, editora y traductora Jeannette L. Clariond ha recibido el Reconocimiento al Mérito Artístico Colegio Civil 2021 de parte del Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Nuevo León, por su amor y dedicación a la cultura nuevoleonesa.
 
"Nunca olvido que lo que recibo lo tengo en préstamo, que estoy en esta vida para trabajar como hormiga y preguntarme cada día si he cumplido con mi misión", expresa Jeannette L. Clariond.

Dice que todos los que trabajan por el arte, como las personas con las que comparte el galardón, están trabajando por México y Nuevo León, siendo testimonio del talento y siguiendo sus vocaciones y sus metas.

Fiel a este propósito, la pluma de Clariond sigue activa: prepara un libro en el que busca plasmar el espíritu que la cultura náhuatl tuvo del ser humano. El hilo conductor del trabajo es Coyolxauhqui, la diosa lunar mexica.

"Es obligación del poeta representar en su mayor pureza el espíritu de los pueblos que interpretaron y dieron sentido a nuestra misión del mundo. Es mi tarea, pues, buscar en sus orígenes un saber ordenado, dirigido hacia encender la luz de los orígenes", indica la autora de Mujer dando la espalda.

"Tenemos que recordar que la madre para ellos da luz, tinieblas y fuego. Eso es lo que somos y eso es lo que la Coyolxauhqui debe mostrar".
 
Jeannette Clariond fundó Vaso Roto Ediciones en 2003 y ha publicado los libros Mujer dando la espalda, Desierta memoria y Todo antes de la noche, entre otros.
 
La ceremonia se realizó el domingo 31 de enero mediante una transmisión virtual en las redes sociales de Cultura UANL.
 
Para volver a ver la ceremonia, visita el siguiente enlace: https://www.facebook.com/CulturaUANL/posts/1358446977842571
 

Escribo estas líneas para dar a conocer al público lector el sensible fallecimiento de Amalia Porrúa Ruiz, apasionada librera y especialista en bibliografía histórica mexicana.
 
Junto a su padre, Rafael Porrúa Turanzas, Amalia estuvo al frente de la Antigua Librería Robredo, ubicada en la esquina de las calles Argentina y Guatemala, hasta que el descubrimiento del Templo Mayor los obligó a trasladar ese establecimiento a la Zona Rosa.
 
Después del terremoto de 1985, Rafael Porrúa falleció y la Antigua Librería Robredo cerró sus puertas de manera definitiva. No obstante, en la década de los 90, Amalia Porrúa inauguró su librería en la Plaza del Ángel, donde se organizaban amenas tertulias a las que asistían Carlos Monsiváis, Francisco Toledo y Pita Amor, entre otros personajes, así como coleccionistas, investigadores y bibliófilos.
 
La librería de la Plaza del Ángel no resistió la crisis de 1994, pero, gracias al apoyo del doctor Juan Ramón de la Fuente, entonces director de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, el establecimiento abrió sus puertas en el Palacio de la Medicina Mexicana, donde permaneció cuatro años.
 
Amalia Porrúa realizó avalúos de bibliotecas particulares, como la de José Luis Martínez y la de Enrique de Olavarría y Ferrari.
 
Finalmente, Amalia Porrúa se retiró del oficio que llenó las páginas de su vida y falleció en su casa el viernes 5 de febrero.
 
Descanse en paz la incansable librera que hizo de los libros antiguos mexicanos y de la historia de México, la gran pasión de su vida.
 
Amalia Estrada Porrúa
 

El sábado 6 y el miércoles 10 de febrero, la maestra en Lingüística Hispánica Silvia Peña-Alfaro impartió dos sesiones gratuitas con el tema Gramática Aplicada.
 
Fueron más de 200 participantes los que se dieron cita en las transmisiones en línea del Centro de Innovación y Desarrollo Profesional para la Industria Editorial, S.C. (Editamos), entre ellos correctores de estilo, traductores, docentes de lengua y distintos profesionales interesados en la gramática del español.
 
El objetivo de las sesiones fue analizar las competencias gramaticales que deben poseer los profesionales de la lengua, de manera que logren detectar eficientemente los errores gramaticales y argumentar cada una de las decisiones al momento de corregir textos.
 
Mediante una serie de casos específicos, en los que realizó un análisis gramatical, dio consejos sobre la mejor forma de buscar soluciones y comentó cada argumento de corrección, Peña-Alfaro explicó cómo resolver los conflictos gramaticales que surgen durante el proceso de corregir o traducir textos al español y cómo aplicar un criterio de valoración equilibrado que se ajuste a las necesidades comunicativas del mensaje.
 
Peña-Alfaro resolvió las dudas de los participantes y puso a prueba sus conocimientos con múltiples ejemplos de los problemas gramaticales más recurrentes.
 
Las áreas de exploración que se abarcaron en ambas sesiones fueron la correlación entre oralidad y escritura, puntuación obligatoria y puntuación opcional, funciones sintácticas, semánticas e informativas, complemento directo y concepto de norma.
 

Por unanimidad, el jurado integrado por Ana García Bergua, Mary Carmen Sánchez Ambriz y Pablo Raphael de la Madrid otorgó a la poeta y ensayista Malva Flores esta presea por la publicación de Estrella de dos puntas, “un apasionante ensayo sobre la trayectoria de dos figuras que marcaron la vida cultural de México durante el siglo XX y el actual, ambos ganadores en su momento del Premio Mazatlán de Literatura, y representa un valioso rescate a una fascinante etapa de la batallas culturales de la literatura en la época ya mencionada,  el cual se enriquece con una sólida investigación respaldada en documentos, testimonios y entrevistas”, de acuerdo con el acta.
En Estrella de dos puntas, la autora revive a Fuentes y a Paz a partir de los lazos que tuvieron, de sus discrepancias, coincidencias, su relación con México y el poder político. No es únicamente la crónica de su relación basada en correspondencia inédita, expedientes oficiales e información desclasificada, es una reconstrucción de polémicas en torno a su amistad y trabajo que tuvo resonancia e influencia en el ámbito de las letras de sus contemporáneos latinoamericanos y europeos.
La información recopilada en esta obra y el detalle de los actos abarcan más de 50 años y le brindan al lector un amplio panorama de la trayectoria de ambos literatos; al respecto, el jurado ha agregado que “la documentación no obstruye una narrativa ágil y fluida, rica en ideas y episodios que nos permiten entender una época compleja. En definitiva, este libro es una reflexión que aporta al pensamiento y la crítica literaria en español: una preocupación permanente en la reflexión de los dos autores que analiza y que aún es vigente.”
Malva Flores (Ciudad de México, 1961) es poeta y ensayista. Es miembro del Consejo Editorial de las revistas Letras Libres, Literal y Latin American Voices. Ha obtenido el Premio Bellas Artes de Ensayo Literario José Revueltas (2006), el Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes (1999) y el Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino (1991). Su poesía ha sido traducida al inglés, portugués, japonés, alemán, holandés y bengalí. Ha publicado Sombras en el campus (Notas sobre literatura, crítica y academia) (2020), A ingrata línea quebrada (Dos cuentos) (2019), Galápagos (2016), La culpa es por cantar. Apuntes sobre poesía y poetas de hoy (2014), Aparece un instante, Nevermore (2012) y Viaje de Vuelta. Estampas de una revista (2011), entre otros.
 

El Premio Biblioteca Breve está dotado con un bono de 30,000 euros; en esta edición destaca la escasa presencia de las mujeres, pues 78.5% de los participantes son hombres y sólo 21.5% fueron mujeres, y ya está muy presente el tema de la pandemia por Covid-19.
 
El jurado estuvo conformado por Pere Gimferrer, Olga Merino, Raquel Taranilla, Elena Ramírez y Enrique Vila-Matas, quienes eligieron la obra entre más de 900 manuscritos enviados al concurso, y destacaron que se trata de “una novela que narra con asombrosa agilidad y desde el humor la fascinación por la infancia perdida en un barrio periférico, así como la naturaleza de la fabulación literaria a través de pasadizos que conectan las lecturas que todos llevamos dentro”.
 
La directora editorial de Seix Barral, Elena Ramírez, festejó “la capacidad de Juan Manuel Gil de devolvernos la sonrisa, de borrar las fronteras entre realidad y ficción, de contagiarnos la fascinación por la lectura del autor y sus personajes” en un año marcado por la pandemia, aunque siempre acompañado por los libros.
 
Trigo limpio es una falsa novela de detectives en la que “el lector está invitado a conectar las piezas del rompecabezas y a cuestionar a un narrador dispuesto a saltarse los límites de la ficción […] es una obra única y muy personal donde confluye el bildungsroman y la metaficción, con un finísimo sentido del humor, unos diálogos ágiles y brillantes y una estructura redonda y muy trabajada, que esconde recompensas para el lector que se atreva a dejarse seducir y a aventurarse a ir más allá”.
 
Juan Manuel Gil nació en Almería, en 1979. Es escritor y profesor. Formó parte de la primera promoción de residentes de la Fundación Antonio Gala. Con su primer libro, Guía inútil de un naufragio (2004), obtuvo el Premio Andalucía Joven de Poesía. Desde entonces se ha centrado en la novela: Inopia (2008), Las islas vertebradas (2017) y Un hombre bajo el agua (2019). Es autor, además, de dos volúmenes de difícil clasificación: Mi padre y yo. Un western (2012), que le valió el Premio Argaria, e Hipstamatic 100, una recopilación de textos en los que mezcló vida y actualidad.
 
 

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara, considerada el mayor encuentro en su tipo en lengua española y reconocida el año pasado con el Premio Princesa de Asturias en Comunicación y Humanidades, celebrará este 2021, del 27 de noviembre al 5 de diciembre, su edición número 35. Como parte de los festejos —y como un regalo para los lectores por los 479 años de la fundación de Guadalajara—, la FIL puso a disposición del público, desde el domingo 14 de febrero, la Fonoteca FIL: una selección de grabaciones de algunas charlas, conferencias y presentaciones relevantes de sus ediciones 2004 a 2019. Los audios pueden escucharse de manera gratuita en la plataforma Somos Grandes Momentos, albergada en la página web de la Feria: fil.com.mx
 
Somos Grandes Momentos fue creada en 2020 como un regalo para los lectores por la concesión del Premio Princesa de Asturias a la FIL Guadalajara. Incluye 137 de horas de programación literaria, académica y de divulgación científica, repartida en 200 registros en video de charlas y conferencias magistrales, además de 70 entrevistas con autores, pensadores y divulgadores de ciencia de más de 27 países. A estos contenidos se suma la Fonoteca FIL, una primera etapa con registros en audio de 170 actividades celebradas en la FIL entre 2008 y 2019, y donde más adelante se incorporarán archivos sonoros de 2004 a 2007. Todos los contenidos son de libre acceso para investigadores, estudiantes y público general.
 
Las voces de Mario Vargas Llosa, Eufrosina Cruz, Nona Fernández, Frank Miller, Graciela Iturbide, Fernando Savater, Marina Colasanti o José Emilio Pacheco —en su memorable lectura en el Salón de la Poesía de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en 2008—, entre muchas otras, forman parte de los contenidos que se pueden encontrar en la Fonoteca FIL, que abarca programas como ¡La FIL también es Ciencia!, Mil jóvenes con… Destinaçao Brasil, Salón Literario Carlos Fuentes, Galas del Placer de la Lectura, Latinoamérica Viva y FIL Pensamiento, además de charlas para profesionales y entregas de galardones como el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances o el Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz.
 
Además de estar disponible en la página web de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, y como parte de la colaboración institucional permanente con otras áreas de la Universidad de Guadalajara, la Fonoteca FIL será compartida a la Red Radio Universidad de Guadalajara para su resguardo, conservación y difusión a través de sus nueve emisoras en el estado de Jalisco.
 

La industria editorial mexicana, al igual que muchas otras industrias de México, se encuentra en una situación difícil, con señales de alto riesgo en todos sus segmentos y muchas dificultades para mantenerse a flote.
         En este largo confinamiento nos hemos adaptado a las circunstancias y hemos respetado a cabalidad las disposiciones de emergencia sanitaria emitidas por las autoridades y hemos procurado, apegados a las mismas, dar el mejor servicio a la amplia comunidad de lectores del país. Cada uno de los eslabones ha cuidado al máximo los protocolos sanitarios, para evitar la trasmisión del Covid-19. No hemos podido mantener nuestras plantillas laborales a pesar de los esfuerzos realizados.
         Durante la pandemia y el encierro, la lectura ha reforzado su papel en la sociedad. Para satisfacer las necesidades de lectura del país es indispensable lograr que la planta productiva en su conjunto se mantenga trabajando. Este es un enorme desafío, pero es necesario que, con todas las precauciones sanitarias, sigan funcionando cada uno de los eslabones de la cadena del libro en México.
         En el diario oficial del día 3 de agosto de 2020 se reconoció que las librerías son esenciales. Solicitamos que las actividades que realizamos quienes pertenecemos a los distintos eslabones de la cadena del libro sean ratificadas como tales de manera permanente por todos los niveles de gobierno.
Las librerías, la parte más visible de esta cadena, son esenciales y deben permanecer siempre abiertas. Que puedan operar y sobrevivir todas es de vital importancia para la sociedad en su conjunto.
 

Las librerías de barrio se dibujan como un proyecto de gestión cultural que busca acercarse a la gente, hacerse eco de su cosmovisión y solidarizarse con sus necesidades sociales y culturales. Multiplicar las librerías independientes, las librerías de barrio, como una creciente red interconectada con una misión compartida, debe ser un objetivo estratégico de nación. Todo barrio debe contar con una librería. Y toda librería debería contar con mecanismos para ofrecer, independientemente de su tamaño, toda la bibliodiversidad disponible.
Ésta es la razón de ser de la Red de Librerías Independientes (RELI), que nació con la firme idea de convocar a autores, editores y lectores a festejar el libro y la lectura. Reunirse en torno a este mágico objeto contenedor de conocimiento llamado libro, y contagiar a más personajes conocidos por su amor a los libros denominados libreros, para que así, el día de mañana, sean cientos de libreros más distribuidos en todo el país los que ofrezcan buenas y grandes lecturas desde sus librerías a fin de contribuir a la construcción de una sociedad de lectores.
Claudia Bautista, una librera con más de doce años de experiencia, y presidenta de la Red de Librerías Independientes, la RELI, platicó con Jorge Iván Garduño, coordinador de Comunicación de la CANIEM, para dar a conocer más acerca del trabajo que esta comunidad de librerías independientes realiza, así como sus alcances, objetivos y las políticas públicas que impulsan en favor del ecosistema del libro mexicano.
Jorge Iván Garduño (JIG): Muchas gracias, Claudia, por aceptar esta entrevista. Para iniciar, y para quienes no conozcan la RELI, platícanos ¿qué es la Red de Librerías Independientes?
Claudia Bautista (CB): Gracias, Jorge. La RELI es una agrupación, es una asociación, es una comunidad, entre todos los que la integramos decidimos ponerle RELI, que agrupa a libreros independientes de México. Actualmente somos 37 librerías independientes y lo que buscamos es tener una comunidad que se fortalezca al interior con diferentes estrategias, con diferentes tácticas. Tenemos un canal de comunicación que nos permite ver, si alguien busca un libro en una ciudad, ver qué otro compañero lo puede llegar a tener, desde cosas tan sencillas como ésta, o bien cómo buscar profesionalizarnos, cómo buscar apoyos conjuntos de la iniciativa público-privada, y también algo importante es el sentirnos acompañados en este oficio. Realmente creo que hacía falta un grupo como la RELI donde nos sintiéramos cobijados y en contacto con otros emprendedores que comprenden y comparten las problemáticas, con lo que podemos hacer una retroalimentación para buscar soluciones conjuntas. Y, por otra parte, la RELI también busca incidir en políticas públicas, es decir, que la voz de los libreros sea directamente escuchada y pueda ser tomada en cuenta por todos aquellos que toman decisiones para el mejoramiento de nuestro trabajo, de nuestros espacios.
JIG: ¿Cuántos socios son actualmente y cómo puede uno formar parte de la RELI?
CB: Somos 37 y formar parte de nosotros es muy sencillo, es un procedimiento que nosotros mismos hemos instaurado para asegurarnos de que las personas que entren, los libreros que formen parte, se vean beneficiados con las acciones que realizamos. Digamos que el procedimiento inicia cuando el interesado envía un correo a relisocios@gmail.com y una parte de los compañeros, que son la parte de administración, revisa la solicitud y luego nos ponemos en contacto con el interesado, y empezamos una serie de trámites muy sencillos para asegurar que sea pronta la incorporación a la red.
JIG: Estamos viviendo una pandemia, en la que infinidad de negocios e industrias estamos padeciendo. ¿Cómo les está afectando esto a los libreros y qué acciones han realizado o están llevando a cabo en estos momentos?
CB: Ha habido un gran despliegue de creatividad de parte de los compañeros libreros. La mayoría de nosotros hemos implementado, por ejemplo, el envío a domicilio, aquí en provincia, no sé si en otras partes de México, aquí en Xalapa se acostumbra mucho el empleo de radio taxis por ejemplo, y yo me imagino que en otras ciudades es a través de moto o incluso los mismos libreros utilizan sus propios vehículos para llevar los libros, y también hemos tratado de mantener al público cerca a través de presentaciones y de charlas, algunos compañeros han abierto sus tiendas en línea y experimentado en esta transición cómo es vender mediante estos canales. La verdad es que no ha sido fácil, como tú bien lo dices, ha habido una migración hacia las compras a través de las grandes plataformas, en donde la gente está habituada a comprar y donde se ofrecen garantías de que el producto llega muy rápido y con devoluciones puntuales, y además de grandes descuentos y envíos gratuitos, y esto desafortunadamente como librerías pequeñas no lo podemos cubrir. Por lo que hemos tenido que valernos de otras estrategias, por ejemplo, hay algunas librerías que abren por medio de citas y con ello disminuyen el riesgo. Hay otras que están abiertas totalmente, pero con todas las medidas de higiene posibles, y lo que nosotros hemos hecho como RELI es impulsar nuestra propia plataforma, una plataforma en común, donde estamos experimentando, aprendiendo nosotros mismos, ya que somos quienes diseñamos nuestros banners, quienes hacemos la selección de títulos que se exponen ahí, quienes les damos atención y seguimiento a los pedidos que van pidiendo los lectores, entonces de cierta manera hemos tratado de presentar la labor del librero de barrio a través de estas interfaces que en ocasiones son poco personales. Todavía estamos aprendiendo porque la verdad es otro tipo de venta, otro tipo de dinámica que nosotros desconocíamos, pero sabemos que de ahora en adelante y aunque la pandemia se termine, este tipo de comercialización va a seguir, por lo que queremos seguir aprendiendo mejores tácticas y técnicas en esta modalidad híbrida de comercialización, con nuestros espacios en primer lugar y después a través de las plataformas digitales. 
JIG: Entonces, la plataforma de la RELI, donde participan todos sus socios, es www.libreriasindependientes.com.mx; en ella los lectores pueden consultar sus fondos editoriales y realizar compras directas, ¿estoy en lo correcto?
CB: Exactamente. Lo bueno de la plataforma es que el comprador puede elegir la librería a la que le quiere comprar el libro, así que puede beneficiar a la librería de su barrio, de su ciudad, o puede beneficiar a cualquier otra librería del país, a sabiendas de que este sistema está respaldado por una empresa con la que tenemos una alianza que nos permite garantizar compras seguras en internet y de logística para entregas, esta empresa es Librerías El Sótano, y a pesar de que no tenemos descuentos adicionales, muchas personas se identifican con la causa de la Red, por lo que quieren sus libros a través de nuestra plataforma.
JIG: Hace un momento mencionabas el tema de incidir en políticas públicas, ¿en qué tipo de políticas públicas están trabajando y si se han acercado a otros organismos de la industria editorial para lograr un mayor peso?
CB: La bandera de la RELI desde que inició hace más de dos años fue el impulso al precio único del libro, esto, como tú sabes, hace poco se destrabó luego de estar detenido por varios meses, lo que para nosotros fue una muy buena noticia, lo que ahora nosotros queremos avanzar es en el precio único permanente, y es ahora el principal objetivo de políticas públicas de la RELI, pero no solamente eso, porque sabemos, y nos hemos dado cuenta a través de asociaciones en otros países, que el precio único no basta, digamos que es una parte muy importante, esencial de todo un conjunto de políticas y medidas que pueden alentar el crecimiento, la permanencia, la multiplicación de librerías, pero no es la única, entonces hemos conversado con diputados, hemos conversado con funcionarios de otros niveles para plantearles desde nuestros espacios en los que habitamos, en los que laboramos día a día, con el que sostenemos a nuestras familias, qué es lo que nosotros necesitaríamos para que estos lugares prosperen, entonces hemos hablado de profesionalización, hemos hablado de tecnología, hablamos de paquetes mucho más completos, también en su momento apoyamos esta iniciativa de la tasa cero, que es un tema importante y que se adeuda desde hace años de parte de nuestras autoridades. Asimismo, tiene poco tiempo, apenas en diciembre pasado, que dimos a conocer la Red Latinoamericana de Librerías Independientes, la RELLI, en donde conjuntamente con los compañeros de Chile, Argentina y de Colombia, estamos también pensando, imaginando, intercambiando impresiones respecto a las políticas públicas que funcionan dentro de sus países, y la forma en la que esas experiencias nos pueden servir para solicitar, para incorporar medidas de política pública también en nuestro país que sirvan para los libreros mexicanos.
 JIG: Sé que todavía existen algunos libreros que aún no comprenden la importancia de apoyar e impulsar políticas públicas como el precio único del libro, ¿nos podrías explicar la importancia y relevancia que tiene esta ley para los libreros y cómo funciona?
CB: Sí, Jorge, efectivamente hay mucho desconocimiento, y voy a hacer una revelación…
 
Accede a la entrevista completa en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=sZI4Cu8nMZA&t=10s

Las librerías han sido un eslabón en permanente crisis, vulneradas por la piratería, el régimen fiscal y otros factores que se han profundizado conforme la pandemia por la Covid-19 se ha extendido por ya casi un año en nuestro país. Esto ha dejado a cientos y cientos de libreros en una situación complicada, por lo que piden al público en general que compren libros en línea de sitios de librerías mexicanas, con el fin de apoyar a todas las familias cuyo único sustento son las ventas de libros.
Asimismo, cabe recordar que las librerías son el único comercio al menudeo que se dedica a la venta de artículos que no tienen IVA y que están en un régimen de exención, lo que significa que los libreros venden libros sin este impuesto, pero todo lo que sus librerías consumen sí tiene IVA, por ejemplo, luz, renta, transporte, internet y otros servicios. A diferencia de los comercios que están en tasa cero, que pueden pedir una compensación al final del ejercicio fiscal, las librerías no cuentan con este “beneficio”, lo que reduce sus márgenes de operación.
Sobre éste y otros temas, Jorge Iván Garduño, coordinador de Comunicación de la CANIEM, platicó con Georgina Abud, presidenta de la Asociación de Libreros de México (ALMAC), para conocer la importancia del trabajo que realiza este organismo, así como lo que ha logrado y cómo las librerías pequeñas, medianas y grandes, así como el resto de la cadena de valor del libro, se ven beneficiadas con ello.
Jorge Iván Garduño (JIG): Gracias, Georgina, te doy la más cordial bienvenida. Quiero comenzar con el entendido de la importancia que tienen los libreros para el ecosistema del libro, y tú, como quien preside la Asociación de Libreros de México, eres una pieza fundamental para todos ellos que se representan en la ALMAC. ¿Cuál es la situación que vive al día de hoy el sector librero de nuestro país?
Georgina Abud (GA): Muchas gracias, Jorge Iván, primeramente, te agradezco muchísimo este espacio, y te agradezco que sigamos en este tema de recordarles a los ciudadanos, a los lectores, a las autoridades, que aquí estamos. Respecto a lo que preguntas, nosotros como libreros nos encontrábamos ya en una situación complicada antes de la pandemia; el tema fiscal ha sido de verdad muy muy complicado, porque estamos en un régimen fiscal, como lo he comentado en muchas ocasiones, de absoluta desventaja. Somos el único comercio en México que vende sin IVA y que tiene que pagar IVA, el único; farmacéuticas, carnicerías, alimentos, nadie, absolutamente nadie está en una situación como la de nosotros, entonces es muy complicado. Ya estábamos en una situación complicada, porque, además, es una actividad maravillosa, increíble, pero el margen de utilidad está acotado por el régimen fiscal, entonces ya estábamos en una situación muy complicada, y de pronto nos llega casi el tiro de gracia. Nos llega la pandemia, que entendemos por supuesto que es una situación mundial, entendemos perfecto que tenemos que cerrar filas, y así lo hemos hecho, hemos acatado todas las recomendaciones gubernamentales porque estamos preocupados; primero es la salud, el bienestar de los mexicanos. Estamos de acuerdo, nos sumamos, pero once meses con librerías cerradas y, como tú decías, somos el último eslabón de la cadena del libro, es decir, está desde el autor, editorial, imprenta, estamos las librerías, que somos justo el punto de encuentro entre los lectores y toda la cadena del libro, entonces somos un eslabón importantísimo, indispensable, somos los que permitimos la bibliodiversidad, somos los que abrimos nuestras puertas para ofrecer (o abríamos nuestras puertas para ofrecer) actividades recreativas interesantes y culturales, completamente gratis. Entonces éramos un espacio muy importante para la comunidad. La situación en la que estamos es muy preocupante, muchas librerías no van a volver a abrir, tanto de las pequeñas, como de las medianas, como sucursales de las grandes cadenas. Esta pandemia nos ha afectado a todos, aquí no es un tema de que “bueno, es que los grandes se salvan, y los medianos y los chiquitos no”, todos estamos preocupados porque justo las grandes cadenas tienen gastos operativos, el mayor gasto de una librería grande, de una cadena, se va en nómina, y no ha habido despidos masivos, entonces las grandes siguen pagando impuestos, siguen pagando nómina con sus puertas cerradas; entonces la situación nos ha afectado a todos, igualito, y sí acaba siendo como un signo de interrogación, ¿cuántas van a abrir? Cuando acabe todo esto, ¿quién va a sobrevivir? ¿Cómo afecta esto a los lectores? Porque comprar en línea es muy cómodo, es maravilloso, pero no es como llegar a un lugar físico en donde ves toda la oferta bibliográfica, justamente eso es fomentar la bibliodiversidad, que el lector llegue y vea, y de la vista nace el amor, entonces agarra los libros, hojea, toma sus decisiones, escucha al librero, platica, le dan sugerencias, va a talleres, va a presentaciones de libros, eso no te lo da una venta en línea.
JIG: ¿Cuál es la importancia de la tasa cero para los libreros?
GA: Para nosotros puede significar, para muchas [librerías], la diferencia entre vivir y morir, es decir, a quien no le interesa la tasa cero es que de alguna manera no está pagando impuestos, pero si tú pagas impuestos, eres un negocio formal, vendes un artículo sin IVA y pagas IVA sobre renta, luz, transporte, sobre servicios, ese IVA se va directito a gastos, muy diferente a si vendes licor, ferreterías, todas éstas cobran IVA. Entonces al final del ejercicio compensan lo que pagaron con lo que cobraron, entonces la luz, la renta, pues el IVA se compensa con lo que ellos pagaron de IVA porque nada más son los intermediarios entre el consumidor y el gobierno, entonces pasa en medio el IVA, lo compensan y pagan la diferencia, o cobran la diferencia. Nosotros los libreros no, el 16 % de renta y de todos los servicios por los que pagamos IVA se va a gasto, entonces a una librería le cuesta 16 % más mantenerla que a cualquier otro negocio. No lo puedo creer, porque además cuando exponemos toda esta situación todo el mundo es completamente empático y “sí, claro, qué barbaridad, cómo llegamos a esta situación”, pero no pasa nada. No puedo creer que sigamos en esta situación, llevamos años pidiéndolo, y ahorita, con esta crisis en la que vamos a estar todos después de la pandemia, que repito, entendemos que no somos los únicos afectados por la pandemia, de ninguna manera nos sentimos especiales porque estamos en una situación más complicada que otros, pero sí es inadmisible que además de todo, estemos en un régimen fiscal tan absurdo.
JIG: ¿Cómo está la situación con las autoridades? ¿Qué dicen al respecto? ¿Qué avances ha habido y qué falta?
GA: En 2019 se estuvo muy cerca de lograrlo, la Cámara de Diputados la verdad es que defendió muchísimo la postura, sin embargo, no se autorizó, pero sí se prometió que en 2020 se iba a revisar. Nosotros sí creímos que se iba a revisar y que lo íbamos a lograr, porque es muy fácil ver que lo necesitamos. Somos el único país que está en una situación así. Todo mundo tiene apoyos, las librerías en otros países del mundo tienen apoyos fiscales, nosotros no sólo no tenemos apoyo fiscal, tenemos lo opuesto, una carga fiscal adicional. Estábamos seguros de que lo íbamos a lograr este año, pero entonces viene la pandemia, vienen otras prioridades para el gobierno y quedamos completamente en el olvido, tan quedamos en el olvido que en la Ciudad de México autorizaron abrir a papelerías y a negocios que den artículos para los restaurantes; todos son negocios y comercios muy respetables, yo no quiero subestimar ni mucho menos sentir que nosotros somos superiores, no es el caso, de ninguna manera, pero nuevamente, no sólo no tenemos una posición de un reconocimiento especial sino que vamos siempre al final, siempre, no es posible que ahorita sigamos cerrados, sin poder abrir, y no solamente son las librerías, repito, nosotros somos el último eslabón de la cadena del libro, entonces las editoriales no están teniendo este lugar donde se comercializa su material por lo que se está afectando a toda la cadena y de una forma muy muy grave.
JIG: ¿En qué situación se encuentran los libreros al inicio de este 2021?
GA: La caída de las ventas comparado con 2019 fue de entre 50 y 80 %, algunos un poco más, algunos un poco menos, que es una barbaridad en términos económicos, repito, los gastos siguen intactos, con el 50 o el 80 % menos de venta. Es una situación muy complicada, pero además ya traemos arrastrando esta situación tan compleja [la del IVA], entonces recuperarnos va a ser una labor titánica, claro que lo vamos a lograr, porque tenemos que lograrlo, pero va a ser una situación compleja recuperar la terrible situación que vivimos el año pasado.
JIG: ¿Qué acciones han realizado para mitigar la caída y atraer al público lector?
GA: Hemos fortalecido la venta en línea, es una gran opción, además estamos conscientes que llegó para quedarse, o sea, la fuerza que ha tomado la venta en línea está bien, pero también queremos que el comprador pueda ir a una librería. Hemos fortalecido la venta en línea y hemos tenido cada quien diferentes estrategias como: pides por teléfono, pasas a recoger el libro a la puerta o haces un apartado en línea y lo recoges, es decir, sí hemos tratado, cada quien, en sus diferentes marcas o establecimientos, de ofrecer este servicio. No nada más es que las librerías no vendan, es que el libro es indispensable en estos momentos en los que emocionalmente fue todo tan complicado, o está siendo, por lo que tú estarás completamente de acuerdo conmigo en que el libro juega un papel importantísimo en la salud mental y emocional de los confinados. No nada más es cuidar a las librerías para que subsistan, no es un tema de librerías, es un tema de todo lo que implica la cadena del libro que termina en el lector, quien es el más importante, ni siquiera somos los negocios, el lector es el más importante en esta ecuación y es al que tenemos que cuidar y es al que estamos descuidando.
JIG: De campañas e iniciativas que se han implementado, ¿se han acercado con otros organismos para impulsar propuestas, políticas públicas o campañas para tener mayor fuerza?
GA: Desde el inicio de la pandemia hemos tenido reuniones con la CANIEM periódicamente, tenemos una muy buena comunicación con ustedes, asimismo con editoriales, con impresores, con quien vende papel, es decir, con todos los que han sido fuertemente afectados con esta situación y que tiene que ver con la cadena del libro, y vamos justo a ver para llegar a medidas y acuerdos puntuales porque, repito, los afectados somos muchos eslabones, muchos negocios, muchos gremios.
JIG: Hay algo que considero que debemos dejar en claro y que tiene que ver con el impulso de políticas públicas, como la llamada tasa cero de la que hemos hablado. Cuando se impulsan este tipo de medidas ya sea en Cámara de Diputados o con la Secretaría de Hacienda directamente, según sea el caso, en el momento en que se llegue a un acuerdo y se acepte dicha medida o tal política pública, el beneficio alcanzado es para todo el sector, y no solamente para los agremiados, socios o adherentes a una organización, gremio o Cámara. Hay que recordar que se trabaja para todo el sector del libro o librero, pertenezcan o no a una organización.
GA: Cien por ciento. Bueno, yo quisiera creer que eso está claro porque a mí me parece completamente evidente, porque si tú equilibras el régimen fiscal de las librerías, y lo pones en una situación justa como el resto de los negocios, pues es en beneficio justamente de todos, y también a la larga termina beneficiada toda la cadena. CANIEM está apoyando tasa cero, los autores, todos los escritores apoyan cien por ciento la tasa cero. ¿Por qué? Porque todos vamos a salir beneficiados, repito, al final del día el más importante, que es el lector, también va a salir beneficiado de todo esto, porque eso nos va a permitir…
 
Accede a la entrevista completa en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=waUKngC2hPM&t=11s 

El Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana instituyó en el año de 1984 el PREMIO CANIEM AL MÉRITO GREMIAL, el cual  se otorga a los editores afiliados que, por su militancia y actividades gremiales, han tenido una participación destacada en la consolidación del prestigio y buen nombre de la industria editorial de nuestro país y de la propia Cámara.
 
Han sido distinguidos con esta presea:  José Luis Ramírez Cota (1984), Ángel González Avelar (1985), Jorge H. Flores del Prado (1986), Marcial Frigolet Lerma (1987), Antonio Ruano Fernández (1988), Francisco Trillas Mercader (1989), Carlos Noriega Milera (1990), Luis Fernández González (1991), Javier Ortiz Camorlinga (1992), Gustavo González Lewis (1993), Carlos Frigolet Lerma (1994), Jorge Velasco Félix (1995), Pedro Pablo Pérez-Girón Valdés (1996), Homero Gayosso Ánimas (1997), Jesús Galera Lamadrid (1998), Julio Sanz Crespo (1999), Luis Gerardo Fernández Pérez (2000), Gonzalo Araico Montes de Oca (2001), Jorge Giannetto Fernández (2002), Victórico Albores Santiago (2003), Ángeles Aguilar Zinser (2004), Fernando Trillas Salazar (2005),  Víctor Gonzalo Lemus Domínguez (2006), Antonio Aldo Falabella Tucci (2007), José Ángel Quintanilla D’Acosta (2008), Hugo Andreas Setzer Letsche (2009), José María Trillas Trucy (2010), Juan Luis Arzoz Arbide (2011), Patricia van Rhijn Armida (2012), Carlos Anaya Rosique (2013), Arturo Ahmed Romero (2014), Porfirio Romo Lizárraga (2015), Luis Castañeda Martínez (2016), Sonia Batres Pinelo (2017), Ixchel Delgado Jordá (2018), Patricia López Zepeda (2019), José Ignacio Echeverría Ortega (2020).
 
El Consejo Directivo está convencido de que es justo y oportuno dar testimonio público de nuestro reconocimiento a los miembros de la Cámara que, generosamente, han contribuido con sus conocimientos, experiencia y su esforzado trabajo, al mejor cumplimiento de las funciones de la institución. Estamos seguros también que los afiliados comparten esta convicción.
 
Por lo anterior, se invita a todos los afiliados a que propongan candidatos para el otorgamiento del PREMIO CANIEM AL MÉRITO GREMIAL, correspondiente al año 2021 y, para tal efecto, se lanza la presente
 
 
C O N V O C A T O R I A
 
B A S E S
 

  1. El Consejo Directivo enviará oportunamente a todos los afiliados de la Cámara la Convocatoria para el otorgamiento del PREMIO CANIEM AL MÉRITO GREMIAL.

 

  1. Como fecha límite para la presentación de las candidaturas, se fija el viernes 5 de marzo del 2021, inclusive, tomando en consideración que la LVII Asamblea General Ordinaria Anual de Afiliados tendrá lugar el jueves 25 de marzo del 2021.  Todos los afiliados pueden proponer candidaturas y presentarlas por escrito en las oficinas de la Institución: Holanda Núm. 13, Col. San Diego Churubusco, Alcaldía Coyoacán, de esta ciudad o bien enviarlas por correo electrónico a direcciongeneral@caniem.com .

 

  1. Las propuestas deberán entregarse en sobre cerrado, en el domicilio de la Cámara, adjuntando el currículum del candidato y expresando los fundamentos para su candidatura o enviándolas por correo electrónico a direcciongeneral@caniem.com .

 

  1. No podrán ser propuestos como candidatos al PREMIO CANIEM AL MÉRITO GREMIAL quienes pertenezcan actualmente al Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana o hayan sido miembros de dicho Consejo durante el año inmediato anterior, ni los funcionarios del sector público sectorizado o descentralizado en funciones, como tampoco las personas que hayan recibido este premio anteriormente.

 

  1. El Consejo Directivo, constituido como Jurado Calificador, llevará a cabo la elección correspondiente, mediante votación secreta, en la sesión que se verificará el 9 de marzo del 2021.

 

  1. El fallo del Jurado será inapelable; el Consejo Directivo de la CANIEM podrá declarar desierto el premio.

 

  1. El Secretario del Consejo Directivo dará a conocer a la LVII Asamblea General Ordinaria Anual de Afiliados el nombre del candidato electo y los merecimientos que fundamentaron la resolución del Consejo Directivo.

 

  1. La persona premiada recibirá Medalla de Oro y Diploma. Su nombre se inscribirá en la ESTELA AL MÉRITO GREMIAL y la placa alusiva se develará en ceremonia especial, en la misma fecha de la Asamblea.

 
 
Ciudad de México, 29 de enero del 2021.
 

       
 
   
 

 
 
 
 
 



Juan Luis Arzoz Arbide                              Diego Echeverría Cepeda
                        Presidente                                   Secretario