Mi nombre es Yolanda Renata Martínez Vallejo y tengo el privilegio de formar parte del grupo de profesionales integrado por Ana Carrasco, Óscar Dávalos, Emilio Deheza, Josefina Magaña, Argelia Martínez, José Luis Morales, Gabriela Toral, Eunice Torres, Yanet Vázquez y Esmeralda Viera, quienes integramos la primera generación de egresados del Diplomado Innovar.
Asimismo, tendré el honor de dar lectura a un texto escrito desde nuestra experiencia como alumnos de este diplomado y como grupo de trabajo multidisciplinario, compuesto por personas interesadas en aportar nuestros saberes para contribuir al bienestar social.   
Estamos reunidos el día de hoy, 21 de noviembre de 2019, para celebrar la conclusión del Diplomado en Gestión de la Innovación, el cual inició el viernes 29 de marzo del año en curso.
Innovar es un programa académico que consta de cuatro módulos, doce asignaturas impartidas en 24 sesiones, en un total de 120 horas. Este diplomado también incluye la formulación de objetivos, sesiones teóricas, sesiones tipo taller, laboratorio de ideas y mucha diversión. Sin duda, esto fue posible gracias al trabajo realizado por la Mtra. Claudia Mónica Castro Delgadillo, nuestra Directora Académica, profesora y una extraordinaria persona.
Ella, junto con el cuerpo docente, integrado por especialistas en su respectiva materia, nos acompañaron en este magnífico viaje lleno de aprendizajes sobre Innovación y nos nutrieron con sus conocimientos, pero, sobre todo, con su calidad personal. En consecuencia, considero que cada generación de este diplomado tendrá un grupo de profesionales comprometidos con Innovar en cualquier espacio donde se encuentren. A continuación, me permito presentarles una pequeña muestra de lo que aprendimos y pensamos los egresados de esta primera generación.
La innovación es un ecosistema con tres aristas fundamentales: conocimiento, creatividad y actitud innovadora. Un buen gestor de la innovación tiene tolerancia a la frustración.
Las habilidades blandas abrieron para mí un nuevo panorama empresarial y de trabajo con mi equipo; fue lo que más disfruté y valoré.
Me encantaría hablar acerca de la creatividad y del Desing Thinking, la cual es una metodología maravillosa para la innovación. Gracias a ella, aprendí nuevos conocimientos muy necesarios para potenciar la creatividad y comprobé que es, sin duda, la herramienta principal para innovar. ¡Gracias!
Todo lo que aprendí fue muy valioso, sin embargo, lo más valioso que me llevo son las dinámicas que nos permitieron trabajar nuestras habilidades blandas.
Encontré mi propuesta de valor personal ante la vida, logrando creer que puedo alcanzar altos objetivos creativos e innovadores.
Durante el diplomado aprendí muchos saberes que me permitirán enriquecer mi quehacer editorial, ya que a través de las metodologías aprendí que tengo mucho de innovadora. Respecto a las habilidades blandas, aprendí que son indispensables en la construcción del bienestar.  
Es una gran satisfacción personal terminar algo cuyo trayecto costó mucho trabajo. Durante el diplomado aprendí de mis errores, conocí cuál es mi verdadero potencial y descubrí lo maravilloso de la vida cuando se trabaja por las cosas que uno quiere junto a personas nobles y de gran corazón. Mi más profundo agradecimiento a todos mis maestros y compañeros del diplomado, jamás los olvidaré.
La relación con personas de diferentes especialidades (tanto compañeros como profesores), enriquecieron mis puntos de vista en cada actividad realizada; pero, lo que más puedo enfatizar, es el crecimiento que como ser humano me ofrecieron estas semanas de convivencia con todas las personas en Editamos.
Deseo darles las gracias a todos mis compañeros, pero sobre todo a Claudia Mónica por su paciencia y comprensión, por su apoyo y su cariño. Haber podido compartir este espacio con seres tan exitosos fue sin duda una experiencia maravillosa... Estoy feliz por tenerlos ahora en mi vida.
Me llevo la experiencia de haber compartido un espacio de reunión, con personas con mucho conocimiento y muy valiosas, reunidas con el único propósito de compartir y adquirir conocimiento.
Conocí personas con grandes deseos de superación personal, mujeres creativas y hombres innovadores, quienes en equipo tuvimos clases muy amenas. La actividad donde había que llevar un objeto que quisiéramos mucho, me movió en mi interior y me ayudó a conocer el porqué de mis actitudes ante la vida.
Junto con todas las experiencias descritas anteriormente, también comparto un agradecimiento para todas las maravillosas personas que durante estos meses fueron muy importantes en mi vida, y gracias a quienes encontré en Editamos, una linda casa. La experiencia más valiosa que me llevo es que soy y estoy mejor que antes de este diplomado, por ello, va mi agradecimiento con mucho cariño para todos.
 
Nuevamente ¡Gracias!