Las librerías han sido un eslabón que está en una crisis permanente, vulneradas por la piratería, el régimen fiscal y otros factores, sobre ello habló durante una charla virtual Georgina Abud, presidenta de la Asociación de Libreros de México (ALMAC).
En el encuentro organizado por Metabooks MX, señaló que las librerías están pasando por un momento de incertidumbre y temor frente al futuro, y una vez que termine la contingencia sanitaria que se vive en México y en otras partes del mundo, deberán adaptarse al mercado y a los nuevos retos que se presenten.
“Las librerías somos el único comercio al menudeo que se dedica a la venta de artículos que no tienen IVA y que está en un régimen de exención, lo que significa que nosotros vendemos libros sin este impuesto pero todo lo que nosotros consumimos lo tiene, por ejemplo, luz, renta, transporte y todos los servicios; a diferencia de todos los comercios que están en tasa cero, lo que significa que pueden pedir una compensación al final del ejercicio fiscal”.
Respecto a la iniciativa en la que aspiraban a una tasa cero para no pagar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), refirió que este sector no está pidiendo ningún beneficio adicional, sino equidad respecto a otros, algo que se ha venido trabajando con el logro de un estímulo fiscal de ocho por ciento y otras negociaciones, un avance importante pero que no representa una solución, pues hoy más que nunca es necesario salvar a las librerías, comercios altamente vulnerables frente a la crisis.
“Estamos preocupados, no tenemos certeza de nada, ni de cómo ni cuántos vamos a regresar, estas pláticas con la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) han sido muy positivas porque estamos intentando trazar diferentes escenarios… Deberíamos respetar todos el canal de las librerías para fortalecer a toda la cadena y creo que en este momento nos vamos sensibilizando sobre esto”.
Por último, señaló que en este trabajo se deben sumar esfuerzos de los diferentes actores y estrategias solidarias: “No hay que ser espectadores sino actores, ver cómo nos preparamos y sobre todo buscar propuestas con mucha energía para continuar. Lo más importante es decidir prioridades y alinearnos, es que marchemos todos juntos y que nos mostremos como una sola industria”.
* Con información de Ángela Anzo / mipuntodevista.com.mx