El Gobierno de Ecuador anunció este miércoles 7 de agosto la eliminación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para servicios artísticos, en el marco de un programa de incentivos a la gestión cultural o economía naranja, denominado Plan Integral de Fomento a la Cultura Ecuador Creativo.
"IVA cero en servicios culturales", señaló el ministro de Cultura, Juan Fernando Velasco, al asegurar que la "industria de las ideas mueven el mundo".
Añadió que "son diez millones de empleos en Latinoamérica que genera ya la economía naranja", en referencia a las actividades que tienen que ver con la cultura.
José Daniel Flores, subsecretario de Emprendimientos, Artes e Innovación, explicó que se ha eliminado el IVA en diez servicios que abarcan la mayor cantidad de actividades culturales en el país.
Entre ellos mencionó a todas las etapas de la producción audiovisual, musical, los servicios museográficos, los de edición e impresión editorial, así como los prestados por escultores y autores originales.
Al lanzar la primera etapa de incentivo a la economía creativa o naranja, Velasco dijo que se debe formalizar el sector y con ello "lograr que el sector cultural sea visible, que esté en las estadísticas, que uno pueda hacer gestión cultural a partir de los datos".
Asimismo, impulsar el talento de producción y proteger y defender los derechos "de las ideas, de los creadores".
Por otra parte, anunció "el arancel cero a la importación de insumos culturales" y acceso a créditos especializados a artistas y gestores culturales.
Ecuador Creativo contempla también que las instituciones del Sistema Nacional de Cultura, entre ellas los gobiernos locales y regionales, destinen al menos el 50 % de lo invertido en la contratación de artistas y agrupaciones internacionales para sus pares ecuatorianos, en los espectáculos y eventos culturales.
Velasco agradeció al jefe de Estado, Lenín Moreno, por "creer en la posibilidad de construir un Ecuador diferente, que produce, que es creativo".
De su lado, el gobernante señaló que se debe alimentar en los niños su capacidad creativa y defendió la importancia de los gestores culturales.
"Esa es una guerra que lastimosamente la habíamos perdido. No se ha hecho lo que se debía hacer con la gestión cultural. Los gestores culturales son gente que nos entregan su vida, lo mejor de sí, de su creatividad, su imaginación, innovación y talento todos los días", comentó.
Y consideró que el "sacrificio" de los gestores culturales es "muy pocas veces bien remunerado" y que "generalmente al final de sus años terminan casi en la miseria la mayoría de ellos".
* Con información de elcomercio.com